Sáb. Oct 16th, 2021

La policía científica investiga las causas del incendio, que ha afectado totalmente a 16 autobuses y parcialmente a otros 10

La dirección de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València se ha reunido para evaluar los daños del incendio ocurrido ayer por la tarde en las cocheras de San Isidro, mientras la policía científica investiga las causas del incidente.

El presidente de EMT, Giuseppe Grezzi, y la directora gerente, Marta Serrano, se han reunido con personal del área técnica y de operaciones para analizar el impacto del fuego, que se originó en un autobús de veinte años de antigüedad que se encontraba estacionado en las cocheras. Este vehículo había pasado la ITV el pasado 19 de noviembre.

Este autobús formaba parte de la flota envejecida que desde hace cinco años se está renovando con la compra de nuevos vehículos menos contaminantes. De hecho, estaba prevista su retirada con la llegada de los 164 nuevos autobuses híbridos que se están incorporando este año y el próximo. 

El fuego originado en el primer autobús se propagó a otros vehículos que se encontraban estacionados, afectando completamente a dieciséis vehículos y parcialmente a otros diez  que podrán ser reparados. Todos los autobuses afectados por el incendio tenían más de quince años de antigüedad, excepto uno que tenía diez años.

EMT dio parte a la compañía aseguradora y los peritos se desplazaron a la cochera a iniciar las actuaciones necesarias para la cobertura de los daños y para efectuar las reparaciones necesarias a la mayor brevedad posible.

“Es importante subrayar que las valoraciones económicas que se están haciendo por parte de la oposición no responden con la realidad. Hay que tener en cuenta que se trata de autobuses que tienen una edad avanzada y su valor no es el mismo que cuando se compraron. Por ejemplo, el valor de un coche cuando se compra es diferente al que tiene a los quince años con 200.000 kilómetros hechos. Lo mismo ocurre con estos autobuses afectados, a los que ya se les había planificado su retirada tras una ‘fotracà’ de kilómetros”, ha explicado Grezzi, que ya ha contactado con la oposición para informar del incidente.

La buena gestión ha permitido que el servicio que presta EMT haya funcionado con normalidad y no se haya visto afectado por el incidente. La dirección de EMT sigue trabajando para planificar el servicio y evitar en todo momento que este accidente afecte a las personas usuarias.

Rápida actuación servicios de emergencia

La rápida intervención de los equipos de emergencia y las medidas de seguridad en las instalaciones de EMT permitió controlar el incendio sin que afectara a ninguna persona. En su actuación, los bomberos utilizaron las Boca de Incendio Equipada de EMT para sofocar el fuego. En octubre, se pasó la última inspección trimestral del sistema antincendios.

Tras decretarse el incendio, el alcalde de València, Joan Ribó, y el presidente de la entidad se trasladaron de inmediato a las instalaciones para conocer los daños del incendio. Además, la plantilla de EMT se trasladó de forma voluntaria a las cocheras para participar en el traslado de los autobuses y garantizar así el funcionamiento del servicio que presta la entidad a la ciudadanía.

El presidente de EMT ha agradecido esta acción voluntaria de los trabajadores y trabajadoras, que “demuestran su compromiso con el servicio público que presta EMT”.  

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *