Vie. Jul 1st, 2022

Desde Aetram nos mandan un comunicado en el que nos dicen que el ayuntamiento de Madrid discrimina a favor de la EMT y de sus empresas concesionarias privadas frente al transporte turístico madrileño, entre otras medidas, con la aprobación de la ordenanza de movilidad y restricciones en la Gran Vía. Aetram, Fenadismer y Femav solicitan la mediación de la Comunidad para resolver el conflicto con el ayuntamiento.

Las Asociaciones AETRAM y FENADISMER BUS, representantes del sector del transporte de viajeros discrecional y turístico de Madrid, así como FEMAV, la Federación Madrileña de Agencia de Viajes, que engloba a la práctica totalidad de las agencias de viajes de la Comunidad Autónoma de Madrid, trasladaron por carta el pasado 22 de noviembre a José Luis Almeida, Alcalde de Madrid, su extrema preocupación por lo que consideran una discriminación carente de toda lógica al transporte discrecional y turístico en la ciudad de Madrid, así como a las agencias de viajes, legalmente únicas posibles organizadoras de esos viajes,  por parte de su equipo de gobierno, discriminación que penaliza al turismo cultural y de calidad que se desarrolla en el área afectada por la regulación de bajas emisiones.

Las últimas decisiones tomadas por el Consistorio llevaron a AETRAM, FENDISMER BUS Y FEMAV a solicitar al Alcalde una reunión urgente para intentar reconducir la situación creada por la nueva regulación de la zona de bajas emisiones que consideran  «incongruente con la propia lógica de esa zona, además de inaceptable para el sector del transporte discrecional y turístico y de las agencias de viajes, sectores ambos que, han sido de los más afectados por la pandemia, con un descenso en la facturación cercano al 80%, siendo casi del 100% para el segmento especializado en turismo receptivo y de grupos y ello, incumpliendo las promesas del entonces candidato a la Alcaldía y hoy alcalde y sin que, en ningún momento del proceso de aprobación, se haya informado a esos sectores sobre la regulación recogida en la ordenanza, sino todo lo contrario», afirman.

«La exclusión de este tipo de transporte, fundamental para la movilidad y de la turística de forma especial, en la reciente ordenanza de movilidad  de la zona ZBEDEPDistrito Centro, ha causado una inmensa y desagradable sorpresa, no solo por la nula sensibilidad hacia un sector tan golpeado por la pandemia y que necesita en este momento de todo el apoyo posible, si no, fundamentalmente, por el sorpresivo cambio de criterio del equipo de gobierno, ya que, ni cuando formaban parte de la oposición al Gobierno de Manuela Carmena, ni en ningún momento de la tramitación de la ordenanza de movilidad, la posibilidad de exclusión se trasladó a las asociaciones sectoriales, sino todo lo contrario», afirman en un comunicado.

Y también añaden, «esta decisión, genera un tratamiento desequilibrado e inexplicable respecto a otras alternativas de transporte público de viajeros (taxi y VTC por ejemplo) y que sea general sin consideración a las emisiones de los vehículos, resulta una incongruencia con la lógica de la propia zona de bajas emisiones, y su tratamiento, diferencial y discriminatorio con los autobuses de la EMT o del concesionario privado del recorrido turístico del Ayuntamiento, formado por dos de las empresas privadas entre las de mayor dimensión,  un caso de proteccionismo y ayuda más propio de gobiernos intervencionistas y estatalizadores que de la lógica liberal de la que se reclama el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento, sin perjuicio de la duda sobre la legalidad de esa medida desde la óptica de la competencia, e injustificable desde la de las emisiones, por lo que las asociaciones AETRAM, FENADISMER BUS y FEMAV no excluyen denunciar esas prácticas ante la CNMC y emprender las denuncias y acciones legales que correspondan».

Según informa la asociación, «esta decisión no es el único motivo por el que el sector del transporte de viajeros discrecional y turístico y las agencias de viajes madrileñas se sienten injustamente tratadas por el Consistorio, los cortes de tráfico sin previo aviso de Madrid centro con motivo del festival de la luz, las restricciones de circulación por la Gran Vía durante las Navidades que vuelve a discriminar sin lógica alguna al transporte discrecional y turístico con respecto a la EMT y al servicio concesional turístico, la paulatina reducción del servicio de paradas y estacionamientos SEA MADRID o la cada mayor intromisión de la EMT en servicios urbanos claramente calificables como servicios discrecionales y regulares de uso especial que se disfrazan como “Servicios Especiales” ajenos a la función encomendada a la EMT, son algunos ejemplos de los motivos que obligan a las asociaciones sectoriales a reclamar una revisión de la política del Ayuntamiento en ese campo».

Y para concluir nos dicen, «por esta razón y dada la falta de sensibilidad y /o capacidad del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, para dar solución a los problemas planteados, tras casi un mes de haber expuesto el problema de la movilidad turística y de servicios discrecionales de viajeros y solicitado esa reunión, tanto AETRAM, FENADISMER BUS y FEMAV han solicitado la mediación de la Comunidad de Madrid para solucionar el problema, sin perjuicio de lo cual plantearán estos problemas a los diferentes Grupos municipales no integrados en el equipo de gobierno para recabar su apoyo».

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.