Sáb. Sep 18th, 2021

La prueba piloto ha servido para demostrar la viabilidad a nivel operacional, logístico y técnico de los vehículos eléctricos en trayectos de largo recorrido. El autobús de e-busKar ha efectuado tres paradas para recargar la batería con los cargadores rápidos de Circontrol en Lérida, Zaragoza y Castilla-La Mancha. La implementación de una infraestructura de carga pública de alta potencia facilitaría y haría viable este tipo de trayectos en vehículo eléctrico.

Circontrol, empresa española especializada soluciones de recarga para la movilidad eléctrica, y e-busKar, que distribuye los vehículos sostenibles fabricados por Karsan, han realizado con éxito el primer viaje en un autobús completamente eléctrico. El autobús ha efectuado por primera vez el trayecto Barcelona-Madrid, un recorrido de 610 kilómetros, con una duración de 11 horas en total, incluyendo tres pausas para descansar y recargar el vehículo.

El trayecto se ha iniciado Sabadell (Barcelona) a las 6:30 horas de la mañana. La hora de llegada a San Sebastián de los Reyes (Madrid) ha sido las 20.30 horas de la tarde. Al ser una prueba piloto y el primer viaje de largo recorrido del autobús, los tiempos de recarga y se parada se han previsto más largos de lo que podrían llegar a ser. Finalmente, el autobús ha efectuado tres paradas para recargar, una en Torrefareda (Segrià, Lérida), otra en Épila (Zaragoza, Aragón) y Trijueque (Gualajara, Castilla-La Mancha), desde donde ha emprendido el tramo final hasta San Sebastián de los Reyes (Madrid). “Al ser una prueba piloto, hemos hecho una previsión tanto en número de paradas como en tiempo de recarga mucho mayor de lo que corresponde en realidad”, señalan Joan Sardà, responsable de márqueting de Circontrol, y Fran Ramis, CEO y socio fundador de e-busKar.

“El trayecto es viable a nivel técnico, operacional y logístico, pero necesitamos más cargadores de alta potencia para que sea viable económicamente en términos de tiempo”

La prueba piloto ha servido para demostrar que, desde un punto de vista técnico, logístico y operacional, los trayectos de largo recorrido en autobús eléctrico son viables. A la vez, ha servido para detectar problemas que pueden surgir a lo largo del recorrido cuando las condiciones ambientales son adversas y que, de otro modo, no se hubiesen detectado.

“La valoración que hacemos de la prueba piloto es muy positiva. Por un lado, demuestra que es posible realizar este trayecto con unas condiciones más adversas de lo normal: las altas temperaturas no ayudan, puesto que las baterías necesitan refrigerarse para poder cargarse a la máxima potencia. Por eso, en las paradas, hemos forzado la refrigeración de estas baterías para así recargarlas a la máxima potencia, de lo contrario, el tiempo de recarga se alargaría” explica Joan Sardà “Por otro lado, se trata de un autobús pequeño y, por lo tanto, necesita más cargas”.

Otro aspecto destacado es la infraestructura de recarga pública en España. Si bien es cierto que la cifra de cargadores públicos ha aumentado en un 34% hasta los 11.517 puntos de recarga públicos, según cifras de ANFAC, la misma asociación señalaba que el 83% de estos nuevos cargadores pertenecen al segmento de la carga lenta (igual o inferior a 22kW), y únicamente existen 60 puntos que recarguen con alta potencia.

“El trayecto es viable a nivel técnico, operacional y logístico, pero necesitamos más cargadores de alta potencia para que sea viable económicamente en términos de tiempo”, señala Sardà. “Es necesario implementar una infraestructura de recarga pública de alta potencia, con la cual los tiempos de recarga de grandes vehículos podrían reducirse a 30 o 45 minutos. Económicamente, no es viable tardar 11 horas para llegar a Madrid. Con cargadores de alta potencia, este tiempo se reduciría drásticamente, y entonces sería viable en todos los aspectos” concluye.

 “Un autobús urbano emite de media unas 56 toneladas anuales de emisiones de CO2. Si logramos que los vehículos eléctricos se recarguen con energías 100% renovables, la cifra de emisiones se reduciría a cero”

La situación de emergencia climática que vivimos a nivel global obliga a buscar alternativas sostenibles para prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas. La movilidad eléctrica es la principal vía por la cual descarbonizar nuestra sociedad y adoptar medidas sostenibles, así como para cumplir los objetivos climáticos marcados desde el Gobierno y la Unión Europea.

 “Normalmente, los autobuses urbanos recorren, en un año, una media de 200/250 kilómetros al día con unas 25 personas a bordo, y emiten unas 56 toneladas de emisiones anuales de CO2” explica Fran Ramis. “Si logramos que los vehículos eléctricos se recarguen con energía 100% renovable, la cifra de emisiones de CO2 se reduciría a cero, cerrando así el círculo”

“La movilidad eléctrica no es cosa de futuro, es una realidad muy presente”, apunta Fran Ramis. “Todavía podemos hacer muchas más cosas para aproximar la movilidad eléctrica a las ciudades y pueblos, y con esta prueba piloto lo que queríamos era demostrar que estos viajes son posibles. Los autobuses pueden llegar a sitios a los que otro tipo de transporte, como el tren de alta velocidad, no alcanza. Debemos apostar todavía más por la movilidad eléctrica y todo lo que ésta puede ofrecernos”.

“Desde Circontrol, queremos agradecer a e-busKar que hayan contado con nosotros para realizar esta prueba piloto”, dice Sardà. “También agradecer a todos los operadores de los puntos de recarga, así como a los fabricantes de vehículos eléctricos. Todos juntos sumamos y avanamos hacia la nueva movilidad sostenible”.

El autobús con el que se ha realizado el trayecto es el Bus Karsan Atak EV 220kwh, un autobús 100% eléctrico. El vehículo, de 8 de metros de largo, tiene capacidad para 52 personas y una autonomía máxima de 300 kilómetros.

Los dispositivos utilizados para la recarga del autobús eléctrico son los cargadores rápidos Raption 50 fabricados por Circontrol, cuyas ventas superan las 3.500 unidades alrededor del mundo desde su lanzamiento. Este cargador esta específicamente diseñado para cubrir las necesidades de grandes flotas, así como para vehículos que necesitan continuar el trayecto en menos de 30 minutos.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *