Mar. May 24th, 2022

Entrevista de Carril Bus con Sergi López, CEO de Greenin

Sergi López, CEO Greenin.

La agencia de Marketing Consciente Greenin crea el concepto ‘Puricidad Exterior’, que convierte los soportes en espacios purificadores del aire.

Cada 2 metros cuadrados de este material expuesto en nuestras ciudades, puede compensar anualmente la contaminación de 10.000 kilómetros recorridos por un coche estándar

Son diversas, transversales, interesantes y, sobre todo, sorprendentes, las ideas que existen hoy en día para la búsqueda de un mundo más sostenible, y que proteja mejor el Medio Ambiente. Greenin ha sido una de esas sorpresas positivas, como sus impactos, una agencia de Marketing Consciente que busca y ejecuta proyectos que tengan impactos positivos en el entorno, y haciéndolo de forma creativa e innovadora.

Más que innovadora, casi revolucionaria es su apuesta por los vinilos purificadores en el ámbito de la publicidad exterior, una forma diferente de aprovechar los espacios, limpiar el aire que respiramos y donde se cumple esa máxima que ocurre en muchas ocasiones en el mundo de la comunicación, la que reza que ‘el propio medio es el mensaje’.

La nueva ‘Puricidad Exterior’ pretende llevar a cabo todo el proceso de la campaña de forma consciente y respetuosa: desde la elección de los materiales a su posterior reciclaje, pasando por su tecnología descontaminante. Además, se ofrece a las marcas todas las facilidades para que cada vez sean más las que incluyan esta nueva forma de comunicar cuidando el planeta. De este modo, se logrará realmente generar un impacto positivo y dejar atrás la publicidad exterior convencional, que supone el efecto contrario.

CB.- Una agencia de publicidad y comunicación que utiliza vinilos que limpian el aire ¿esto es posible?

Sergi López.- Somos una agencia de Marketing Consciente que buscamos un impacto positivo, el innovar de una forma que podamos hacer las cosas diferentes, y que cada pasito que demos suponga un impacto positivo en el planeta y en las personas. A partir de ahí, estuvimos investigando y encontramos una noticia sobre lonas que descontaminaban el aire.

Dimos con la empresa que lo hacía, una firma química, Pureti, que participó en un proyecto europeo con entidades muy importantes, para elaborar un producto basado en la fotocatálisis. Concretamente derivados de la tercera generación de esta técnica de fotocatálisis, con nanopartículas, para impregnar en las superficies sustancias de dióxido de titanio. Primeramente lograron que este dióxido se quedara totalmente impregnado en la lona, lo cual no fue fácil para que sus partículas no quedaran en suspensión.

Y a partir de ahí, la reacción de este dióxido de titanio con el sol hace el resto, se activa un proceso fotocatalítico con cierta similitud a la fotosíntesis, que descontamina el ambiente. Se precisa que es una descontaminación, porque neutraliza las partículas de óxido de nitrógeno y óxido azufre, que son las perjudiciales para el ser humano, y se logra una mejor respiración y ambiente para aquellas personas que estén al lado de ese material impreso.

Integración química con el mundo de la comunicación, para una ciudad más sostenible

Nuestra agencia de comunicación, al venir de Alpha Media Group, cuenta con una gran experiencia en publicidad exterior, vallas y otros soportes. Greenin, que es la agencia del grupo más enfocada a crear ese impacto positivo, estaba muy posicionada en Marketing Digital; sin haber abierto aún la línea de publicidad exterior.

Al descubrir este material, que podía perfectamente acoplarse a todo este tipo de publicidad y a nuestra filosofía de buscar el impacto positivo; creamos con nuestro partner de impresión, TeleTransfer, el protocolo Órbita. Una fórmula de actuación que implementara esa impregnación en lonas y vinilos que purificaban el ambiente. Es decir que, además de lograr esto, conseguir por ejemplo que los vinilos fueran libres de PVC para su reciclaje, que las cintas que se utilizan para imprimir no llevasen disolventes tóxicos… creando por primera vez un sistema totalmente ecosostenible en la publicidad exterior.

Cambiamos totalmente el concepto, ya no hacemos publicidad exterior, sino que hacemos puricidad exterior. Que los elementos de publicidad exterior que ocupan espacios en las ciudades se puedan convertir en purificadores.   

CB.- ¿Este modelo se exporta a cualquier soporte de publicidad exterior?

S.L.- Este soporte obviamente, ha saltado a la actualidad por los vinilos de los autobuses, pero se pueden aplicar a vallas, marquesinas, mupis… De hecho, ya estamos trabajando con grandes multinacionales del sector y vamos a realizar el primer circuito de vallas purificantes para el primer trimestre de 2022.

CB.- ¿Cuánto descontamina o purifica este método?

S.L.- Los resultados de las investigaciones realizadas a raíz del proyecto europeo donde empezó todo son positivos. Y se exponen en unas equivalencias fáciles de entender. Aproximadamente, cada dos metros cuadrados descontaminan anualmente lo que provoca de emisiones un vehículo que circule unos 10.000 kilómetros. Asimismo, se iguala cada metro cuadrado de este material con lo que purifica un árbol adulto.

Las medias de las vallas suelen rondar los 24 metros cuadrados, con  lo que podemos decir que en cada espacio puede haber un pequeño bosque de 24 árboles. Si esto se extrapola a un circuito de la magnitud como el que estamos barajando, de 500 a 600 vallas en todo el país, pues la dimensión ya es bastante considerable, de hasta 12.000 árboles. Todo un bosque de vallas publicitarias.

CB.- ¿Qué acuerdo para extender este tipo de fórmulas tenéis con entidades tan importantes para la movilidad como la AMB, el Área Metropolitana de Barcelona?

S.L.- Pues hemos llevado esta fórmula a los vinilos de los autobuses de la AMB, que circulan por el Área Metropolitana de Barcelona. Sobre todo, en los más ecológicos, los híbridos… Dada la apuesta que está haciendo la AMB por una renovación de flota más ecológica, nosotros acompañamos con esta impregnación a ese concepto, y hacemos que la purificación vaya en movimiento por las calles y zonas por donde pasen los autobuses.

Ya están en marcha los diez primeros autobuses, hay otros en vinilado y para el primer trimestre de 2022 serán unos 45. Esta es la idea, unir a las entidades y empresas más ‘conscientes’ a que se unan a este cometido. Y que además de anunciar sus productos o servicios, lo hagan de esta manera.

Aquí hay varios agentes implicados, promotores de transporte, operadores… En la AMB, el proyecto ha derivado en nosotros porque tenemos un contrato de explotación publicitaria de 400 autobuses, a través de Alfa Media Group. Pero nuestra idea es exportarlo a cualquier empresa, operador, entidad o agencia de nuestro sector para que se unan a este proyecto. Además, teniendo en cuenta que hay autobuses que no tienen ningún tipo de publicidad, este modelo es una buena oportunidad para realizar mediciones y ver qué impacto tiene en los niveles de contaminación que se den en la ciudad y el área metropolitana. Hay muchos medidores de polución y podríamos saber el impacto, con una investigación adecuada, de estos vinilos y las flotas de autobuses que llevan estos materiales.

CB.- ¿Cómo son estos vinilos y cómo se instalan?

S.L.- A nivel de vinilos, hay que ser consciente de que no es una gran innovación. Lo que se diferencia de lo más utilizados, y que los operadores los conocen bien, es que no tienen PVC contaminante, las tintas que se impregnan no usan disolventes tóxicos… y son con estas características con las que se tiene que trabajar para que acabe siendo un material purificador.

La única diferencia ahora, con este método que ya sí introduce una innovación, es ese barniz de dióxido de titanio que permite la reacción purificadora con el sol. A la hora de fijarlo en el vehículo, es todo completamente igual que con el resto de vinilos. El producto tiene una durabilidad y una garantía de eficiencia de purificación de cinco años, siendo este periodo muy superior al que suelen tener las campañas de publicidad, que como mucho llegan a seis meses.

También hay operadores que quieren tener esa durabilidad de forma permanente en sus autobuses, sin campañas publicitarias, y así lograr esa fuerza de marca sostenible, sin necesidad de ser un soporte publicitario. Incluso se está planteando que esta permanencia se puede llevar al techo de los autobuses o al interior de los mismos. Porque este vinilo no es sólo descontaminante, sino también antiCovid, antibacteriano… y tiene certificados de su resistencia al Covid. De hecho, se está planteando para otros muchos ámbitos muy diferentes, como el hospitalario.

Un ejemplo claro de que hablamos de un método que no depende de su aplicación publicitaria, aunque haya una gran porción de mercado para este vinilo, son las carteleras. En estos soportes, la intención es impregnar este producto tanto en la parte delantera, la que anuncia, como en la trasera. La parte trasera no es más que una estructura metálica que llevaría estos vinilos, y se lograría un efecto purificador constante, haya o no haya publicidad.

CB.- ¿A qué ha conducido en Greenin este proyecto y otros que se desarrollan en la empresa?

Sergi López.- Este proyecto se adapta perfectamente para lo que nació Greenin. Nosotros creemos en las personas, y pensamos que el mundo en el que vivimos y que estamos creando es resultado de las acciones de dichas personas. Por eso cada pequeña acción a nivel individual o empresarial puede hacer que se cambie un poco, a mejor, el mundo en el que vivimos.

Por eso, nuestra intención es trabajar con empresas que se adhieran a esta filosofía. Como agencia de comunicación, queremos ayudar a comunicar estas cuestiones de forma adecuada y lograr los mayores impactos posible en este sentido.

CB.- ¿En qué otros proyectos estáis trabajando?

Sergi López.- Somos una empresa innovadora y pensamos que no todo está escrito. En este ámbito, trabajamos con proyectos denominados ‘A Éxito’, aceptando ideas de empresas que nos embaucan, nos seducen y para las que se ponen todos nuestros recursos a su disposición. Desde el personal hasta campañas en AdWords o en Redes Sociales, invirtiendo nosotros y llevándonos sólo un porcentaje del éxito final. De esta forma, además de apoyar ideas y propósitos que se alineen con nuestro planteamiento, nos hacemos más responsables con nuestro trabajo, para que salga lo mejor posible y aumentar nuestro porcentaje.

Otro ingrediente importante para nosotros es la colaboración entre diversos estamentos. Es decir, si nos gusta un proyecto de una marca, pero no puede invertir en un momento determinado; acordamos otros trabajos con otras empresas o influencers para que puedan financiar esa campaña. Por ejemplo, nosotros podemos diseñar una campaña en vallas para un influencer, y él nos contrapresta lanzando mensajes para esta empresa que no puede permitirse ahora una campaña de comunicación. 

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.