Lun. Ago 2nd, 2021

El precio medio del litro de gasóleo acumula un encarecimiento del 20% desde mayo de 2020.

Según informa CONFEBUS en un comunicado, desde el comienzo del año, el precio del gasóleo ha mostrado una tendencia al alza continua hasta alcanzar la semana pasada en España los 1,24 euros por litro, alcanzando la máxima de enero de 2020. Así, en lo que va de año, el precio medio del litro de gasóleo acumula ya un encarecimiento del 11%. En concreto, ha pasado de costar 0,99 euros en mayo de 2020 a los 1,24 de la semana pasada, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, lo que supone un incremento del 20%.

«Esta importante subida en los precios de los carburantes en los últimos meses ha venido de la mano de la recuperación del precio del petróleo. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotiza ya a más de 75 dólares y las previsiones apuntan a un verano en el que seguirá incrementándose», indica CONFEBUS.

Al respecto, CONFEBUS quiere poner de manifiesto cómo esta escalada de la segunda componente más importante de la estructura de costes de las empresas de transporte en autobús podría lastrar la recuperación de las ya deterioradas cuentas de un sector que se ha visto gravemente afectado por la pandemia. Una situación que llega además en el momento en el que empieza a recuperarse la movilidad y comienza la temporada estival, tan esperada por el sector del transporte.

Desde el comienzo de la pandemia, en marzo de 2020, se ha registrado una caída histórica del número de viajeros en autobús, con un descenso del 52,6% y una pérdida de 1.475 millones de viajeros (datos INE). Sin embargo, gracias a la flexibilización de las limitaciones de movilidad en el territorio español, el sector confiaba en poder ir recuperando la actividad del transporte en autobús.

En verano de 2020, se registró un total de 23,3 millones de viajeros en autobús en los meses de julio y agosto, un 70,5% inferior al verano previo a la pandemia, en el que se desplazaron en autobús casi 80 millones de viajeros.

«Para este verano, se espera recuperar un 60% de los datos de movilidad de 2019, lo que supondría alcanzar cerca de 48 millones de viajeros», según indica CONFEBUS.

Aunque estas previsiones inyectan cierto optimismo a la paulatina recuperación del sector del autobús, continúan estando muy por debajo del histórico de años anteriores a la pandemia. Se espera que este verano el número de viajeros sea un 40% inferior respecto a 2019.

Según recuerda la confederación empresarial, «en materia de medioambiente, el transporte es una de las principales fuentes de contaminación y representó, en 2018, casi un 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España. Sin embargo, el autobús es el modo de transporte que menos gases de efecto invernadero genera y es únicamente responsable del 0,42% del total de las emisiones de CO2 del transporte por carretera en España. Igualmente, es el segundo modo de transporte motorizado menos contaminante en emisiones de CO2 -68 gramos de dióxido de carbono por pasajero y km- sólo por detrás del tren».

Además, Confebus también recuerda que «el sector ha basado su evolución y transformación en el fomento de la transición hacia una flota de combustibles alternativos y el empleo de la tecnología para mejorar la eficiencia y reducir las emisiones que contribuyen a que sea una forma de transporte percibida como cada vez más respetuosa con el medio ambiente. Pese a la estrategia de sostenibilidad trazada por el sector, el incremento del precio del combustible supone un problema adicional para la lenta recuperación del transporte en autobús».

En opinión de la confederación empresarial, «es difícil entender el desarrollo del sector del transporte en España sin tener en consideración el esfuerzo inversor que se ha realizado a lo largo de las últimas décadas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), lo que nos sitúa como columna vertebral de la movilidad sostenible. El autobús es un sector esencial para la actividad económica y social, estrechamente ligado al turismo, por lo que resulta un actor imprescindible para asegurar la movilidad de las personas, acceder a los servicios básicos del estado del bienestar y asegurar la calidad de vida de las personas».

«En su conjunto, garantiza la movilidad a más de 3.000 millones de viajeros al año, comunicando a más de 8.000 poblaciones, y generando empleo para 95.000 personas».

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *