Mar. May 24th, 2022

El precio del gasóleo continúa con su escalada y ha alcanzado su récord histórico en España, situándose ya en 1,479 euros/litro, lo que supone una subida de casi el 50% desde mayo de 2020 y de casi el 35% desde enero de 2021. A su vez, el precio del gas natural, un combustible muy estable en su precio durante los últimos 20 años, durante 2021 ha sido un 365,41% superior al promediado durante el año 2020.


 
Esta situación de alza constante de los precios de la energía que viene manteniéndose en los últimos tiempos, que además ahora se ve agravada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que ha disparado la cotización del petróleo por encima de los 100 $ y del precio del gas natural, está ocasionando un grave perjuicio al transporte en general y lastrando de forma determinante la lenta recuperación del sector, ya de por sí golpeado de forma muy significativa por la pandemia padecida.
 
A unas pocas semanas de que comience la temporada turística, capital para las empresas de nuestro sector, CONFEBUS solicita, una vez más, a las autoridades una serie de medidas urgentes para paliar esta situación insostenible. Es necesaria la puesta en marcha de una serie de compensaciones económicas, una revisión extraordinaria de las tarifas y el reequilibrio de los contratos de servicio público de transporte, como hacen en otros países de nuestro entorno.
 
Además, la Confederación confía en que España adopte las recomendaciones que la Comisión Europea va a publicar, instando a los Estados miembros a tomar las medidas necesarias para a compensar a los sectores más afectados por el incremento del precio de la energía, medidas como precios regulados, bonos energía, subsidios, reducciones de impuestos, IVA o ayudas estatales.
 
CONFEBUS reitera que, en la actualidad, los niveles de demanda de viajeros aún están lejos de los de 2019, con una pérdida de más de 1.018 millones de viajeros en 2021, y que, este hecho, unido al elevado precio de la energía está afectando de manera dramática a un sector indispensable para la movilidad, la cohesión territorial y la transformación hacia la sostenibilidad que se está produciendo en la economía.
 
No hay que olvidar que, en materia medioambiental, el autobús es el modo de transporte que menos gases de efecto invernadero genera y es únicamente responsable del 0,42% del total de las emisiones de CO2 del transporte por carretera en España.

Hay que destacar también el esfuerzo inversor que ha realizado el sector para evolucionar y adaptarse a los nuevos avances tecnológicos que han permitido mejorar la eficiencia y reducir las emisiones. Incluso se ha producido una transición hacia combustibles alternativos, como el gas natural, que se está viendo penalizada por el incremento constante del precio de este combustible.

Una vez más nos vemos en la obligación de repetir que el autobús es un sector clave para la economía española que, antes de la crisis, facturaba casi 6.000 millones de euros anuales, dando empleo a más de 95.000 personas. Este hecho lo convierte en un actor estratégico para la sociedad ya que garantiza la movilidad de millones de personas cada día, asegura el acceso a los servicios básicos del estado del bienestar, como la sanidad, la educación o el trabajo, y es un eslabón clave de la cadena y oferta turística.


Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.