Sáb. Jul 31st, 2021

La Confederación Española de Transporte en Autobús, CONFEBUS, ha elaborado junto con KPMG el informe “El autobús como elemento clave de la nueva movilidad”, que plantea la hoja de ruta para el sector de transporte en autobús y que ha sido presentado esta mañana junto al secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura.

El informe pretende ofrecer una reflexión estratégica para el sector del transporte de viajeros por carretera ante los retos y oportunidades que se presentan derivados de los cambios de tendencias, de los objetivos políticos y de otros factores que inciden en la movilidad. Se trata de una hoja de ruta sobre el futuro del transporte en autobús en España, que persigue como objetivo que el sector avance en la transformación y se posicione como eje vertebrador de la nueva movilidad sostenible.
 
La crisis del coronavirus está impactando muy negativamente en la economía y en el empleo de las empresas de transporte en autobús, cuya supervivencia está en riesgo. Hasta recuperar los niveles de demanda y actividad previos, se necesitan medidas urgentes por parte de gobiernos y administraciones, puesto que se trata de un sector fundamental para liderar la reactivación económica sostenible de España, garantizando la movilidad y el arranque del resto de sectores.

En su intervención, Pedro Saura, ha asegurado que “la hoja de ruta que plantea el informe presentado hoy coincide plenamente con la que tiene trazada el Ministerio y que se plasmará en una futura Ley de Movilidad Sostenible, objetivo del Gobierno”. Y ha afirmado que desde el MITMA se plantean como retos, el apoyo, la protección y la transformación del sector del transporte de viajeros por carretera a través de una amplia serie de medias e inversiones. En lo que respecta a la transformación del sector, Saura ha revelado que “por primera vez en muchos años se está haciendo una política de transporte que se materializa en una inversión de 3.600 millones de euros de los Fondos Europeos que se destinarán al sector y contribuirán a su descarbonización, a la creación de un sistema de transporte público digital y a la priorización, mejora y adaptación de infraestructuras básicas tales como carriles Bus-VAO, estaciones e intercambiadores y parkings disuasorios digitalizados y conectados al transporte público”.

Por otro lado, para la protección del transporte en autobús durante la crisis sanitaria, el secretario de Estado ha destacado, como principales actuaciones, su inclusión en las ayudas de 11.000 M€, el fondo Covid de 800 millones destinado a las CC.AA., las subvenciones directas a entidades locales, el reequilibrio económico de las concesiones estatales, la línea de avales ICO, los ERTES y las moratorias en el pago de préstamos, leasing y renting en el transporte discrecional.

Para Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS, “es difícil entender el desarrollo del sector del transporte en España sin tener en consideración el esfuerzo inversor que se ha realizado a lo largo de las últimas décadas. Somos un sector esencial para la actividad económica y social, estamos estrechamente ligados al turismo, somos imprescindibles para asegurar la movilidad de las personas, acceder a los servicios básicos del estado del bienestar y otros importantes para la calidad de vida de las personas, así como para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo que nos sitúa como columna vertebral de la movilidad sostenible. Garantizamos la movilidad a más de 3.000 millones de viajeros al año, comunicamos más de 8.000 poblaciones, generamos empleo para 95.000 personas y facturamos en conjunto casi 6.000 millones de euros”.
 
Por su parte, Cándido Pérez, socio responsable de Infraestructuras, Transporte, Gobierno y Sanidad de KPMG en España, señala que “el sector del autobús es esencial para el transporte de pasajeros en nuestro país, pero se enfrenta a numerosos desafíos que pueden convertirse en una oportunidad. La apuesta por la sostenibilidad y la digitalización, el avance hacia la nueva movilidad y los nuevos modelos de negocio, unido a su protagonismo en el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos tanto en el ámbito urbano como en el rural, condicionará la evolución futura del sector. Además del sector, en este proceso será clave el liderazgo institucional, habida cuenta de que el autobús contribuye al bienestar de los ciudadanos, la vertebración del territorio y la sostenibilidad de la economía”.

Reflexión estratégica: posicionamiento actual del autobús en España

El posicionamiento actual del autobús en España viene determinado por un conjunto de características que lo definen como modo de transporte y apuntalan su papel en la movilidad del sistema: capilaridad, flexibilidad, sostenibilidad, accesibilidad y seguridad.
 

Capilaridad


El autobús es el modo de transporte colectivo con mayor nivel de cobertura del territorio nacional, a través de la red de carreteras. La red de carreteras de España cuenta con más de 160 000 km, una cobertura muy alta comparada con otras infraestructuras de transporte. El autobús conecta aproximadamente 8.000 poblaciones en España y prácticamente no hay ningún núcleo de población con más de 50 habitantes que no sea atendido, al menos, por una línea de autobuses con horarios, itinerarios y frecuencias establecidos.
 

Flexibilidad


El autobús es capaz de dar una respuesta flexible a las diferentes problemáticas que se presentan en un territorio: por un lado, es capaz de llegar a los lugares donde el número de viajeros es reducido, facilitando su movilidad y adaptándose a sus necesidades específicas; por otro, en aquellos lugares donde la congestión de población y medioambiental es un problema, el autobús facilita la usabilidad de las infraestructuras urbanas. La facilidad de despliegue del servicio de autobús y su escaso o nulo consumo de infraestructura específica, le dotan de una versatilidad muy alta desde el punto de vista de la provisión del servicio por parte de las administraciones.
 

Sostenibilidad


El transporte es una de las principales fuentes de contaminación y representó, en 2018, casi un 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España. Sin embargo, el autobús es el segundo modo de transporte motorizado menos contaminante en emisiones de CO2 -68 gramos de dióxido de carbono por pasajero y km- sólo por detrás del tren y el menos contaminante en términos de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, el fomento de la transición a una flota de combustibles alternativos y el empleo de la tecnología para mejorar la eficiencia y reducir emisiones contribuyen a que sea una forma de transporte percibida como cada vez más respetuosa con el medio ambiente.
 

Accesibilidad


La accesibilidad se ha convertido en un requisito imprescindible y puede ser determinante para la elección de los viajeros. La presencia en las ciudades de colectivos con dificultades para desplazarse es cada vez más significativa, e incluye las personas que presentan esta dificultad de manera voluntaria –portadores de paquetes, coches de bebé, maletas, etc. y otras que no. El sector está realizando un importante esfuerzo poniendo a disposición material móvil accesible, adaptando el entorno de las estaciones y la información proporcionada al viajero.
 

Seguridad


El autobús es el modo de transporte por carretera más seguro: en 2019, el número de víctimas mortales fue cero. Los niveles de seguridad que ofrece el autobús son muy similares a los del avión o el ferrocarril. La mejora de la infraestructura, la formación continua de los conductores y la introducción de nuevas ayudas tecnológicas en la conducción, hacen esperar que estos niveles de seguridad se incrementen en el futuro.

Retos y oportunidades: nuevas tendencias

El transporte, en cualquiera de sus formas, ya sea público o privado, en coche, autobús, tren o avión, está viviendo un profundo cambio de paradigma. Las nuevas necesidades y preferencias de los usuarios están cambiando la manera en la que éstos consumen servicios de movilidad. Las estrategias de las compañías que operan en el sector de la movilidad tendrán que alinearse con estos cambios. ¿Cuáles son las tendencias que están impactando en el sector?

1.Urbanización y Despoblación: El autobús como solución doble: cohesión territorial y descongestión de las ciudades.
2.Transición hacia la sostenibilidad: La apuesta del transporte en autobús por la sostenibilidad.
3. Digitalización: La transformación que está viviendo la movilidad está siendo posible gracias a la tecnología, que avanza de manera muy rápida y disruptiva.
4.Autonomía y conectividad: La aparición y consolidación de los vehículos autónomos es probablemente la mayor disrupción que tanto las administraciones como el propio sector van a tener que afrontar en un futuro próximo.
5. Nuevos modelos de negocio: Los nuevos modos competidores del autobús.
5+1. Impacto del COVID-19: Los sectores vinculados a la movilidad (transporte, turismo, hostelería, ocio) están siendo los más afectados por la crisis del COVID-19. La vuelta a la normalidad requerirá de una reflexión estratégica profunda que conllevará cambios para recuperar la confianza de los usuarios.

Hoja de ruta: hacia la movilidad del futuro

Por todo lo anterior, y para definir correctamente el papel del autobús en la movilidad que viene, se han definido nueve iniciativas estratégicas fundamentales:

Administraciones públicas:
1.Estudio de demanda coordinado y global.
2.Definición del nuevo mapa concesional.
3.Incentivos para la mejora del servicio público.
4.Mejora y adaptación de las infraestructuras básicas.
5. Adaptación del marco regulatorio a la nueva situación.
Empresas:
6. Planes estratégicos internos centrados en el usuario.
Sector:
7. Plataforma interfaz de venta común.
8. Posicionamiento e imagen.
9. Impulso a la colaboración con otros agentes.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *