Vie. Dic 3rd, 2021

Tras la aprobación de los 140 mil millones de euros otorgados por Bruselas para sufragar las acciones reconocidas dentro del Plan español de Recuperación, Transformación y Resiliencia, es momento por parte del Gobierno de España de acometer las inversiones en los tres objetivos clave sobre los que se sustenta dicho Plan: la digitalización, la sostenibilidad medioambiental y las mejoras sociolaborales de nuestro mercado de trabajo.

El sector en su conjunto del transporte discrecional de viajeros por carretera, y las propias PYMES en particular, somos conscientes del retraso en la modernización de nuestros recursos materiales. La digitalización es esencial para acompañar el cambio de la era postcovid que ya se está produciendo, y para ello debemos revisarnos a nosotros mismos y proponer lo que consideramos esencial para proceder al cambio, pero siempre que contemos con subvenciones que palien en todo o en parte dichas inversiones, ya que tras la crisis nos encontramos con un sector endeudado por muchos años y todavía en pleno proceso de recuperación de la plena actividad de servicios.

Desde DIREBÚS ESPAÑA, tenemos la decisión sin fisuras en ayudar al Gobierno de España por proponer aquellas actuaciones reales que necesita el sector para ser más competitivo, resiliente y modernizado, y sobre el que se sustenten acometer una serie de inversiones que justifiquen realmente el otorgamiento y entrega a cuenta de la cantidad anteriormente reseñada.

El Gobierno de España acaba de aprobar unas cantidades a transferir a fondo perdido para desarrollar los componentes 1 y 6 del PRTR que coinciden con el objetivo de que el futuro del transporte resida en que todo esté conectado, que las PYMES del sector sean competitivas y estén preparadas para el mundo digital. En ese contexto, la propuesta de esta índole por parte de DIREBÚS ESPAÑA radica en las inversiones a realizar por las PYMES tras la obligatoriedad establecida por el Paquete de Movilidad comunitario de cambiar el modelo inteligente de tacógrafo digital por el de segunda generación, el 4.1, más modernizado que incorpora posicionamiento basado en satélite a través del Sistema Galileo de GPS.

El escrito dirigido por el presidente de DIREBUS ESPAÑA, Alfonso Taborda, hacia el director general de Transporte Terrestre, Jaime Moreno Garcia-Cano, muestra esa preocupación y ese objetivo que beneficia a las PYMES a las que representamos dentro del conjunto del transporte de viajeros por carretera español. La migración obligatoria del tacógrafo digital hacia el inteligente de segunda generación es ya toda una realidad, tendrá un alto coste por unidad embarcada, y se justifica por tanto que la Dirección General de Transporte Terrestre del Ministerio impulse internamente esta línea de ayudas.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *