Lun. Ago 8th, 2022

Al sector se le aplicarán hasta 36 actos reglamentarios nuevos, que se implantarán de forma progresiva hasta 2029, de ellos 19 afectan exclusivamente a la fabricación de autocares y autobuses

El 90% de los accidentes de tráfico son debidos a fallos humanos, con lo que las prioridades pasan por distracciones, apoyar al conductor, precisar el control en tacógrafos y alcoholímetros y proteger más a los actores más vulnerables

CONFEBUS ha organizado un webinar de formación para analizar la situación de los nuevos reglamentos de Seguridad Vial que van a entrar en vigor, y que vienen a implementar la certidumbre de vehículos y conductores en la carretera. Con el gran objetivo de reducir la siniestralidad y las víctimas, la construcción de los vehículos está en el punto de mira de esta hoja de ruta, para hacer de los mismos elementos seguros y más avanzados tecnológicamente para evitar fallos humanos.

El primer paquete de medidas entrará en vigor este próximo 6 de julio de 2022 para los vehículos de nuevo tipo; es decir aquellos que supongan una transformación radical con respecto a modelos anteriores en las cadenas de fabricación. “Si una misma marca mantiene el sello de fabricación de un modelo, con elementos similares en cuanto a bastidores, chasis, ejes o secciones, así como fuentes de energía, no se considera un nuevo tipo, con lo que no afectaría esta normativa a partir de este mes de julio. Pero sí a cualquier vehículo que se matricule a partir de julio de 2024”, apuntó Agustín Gómez, secretaria general de ASCABUS, la organización que aglutina a los principales fabricantes y carroceros de autobuses.

La idea de los nuevos reglamentos es reforzar los sistemas avanzados de Seguridad en Autobús, con 36 actos reglamentarios, de los que 19 se especifican exclusivamente para la fabricación de autobuses. Y todos encuadrados en cuatro grandes bloques temáticos, seguridad activa, seguridad pasiva, seguridad medioambiental y otras funcionalidades. Todos los paquetes de medidas afectan a los vehículos tipos M2 (hasta 5.000 kgs.) y M3 (hasta 10.000 kgs.).

El 90% de los accidentes en carretera se producen por fallos humanos, con lo que estos nuevos reglamentos irán destinados a ayudar al conductor, a proteger a los actores más vulnerables de la carretera; principalmente peatones y ciclistas, a regularizar los vehículos y sistemas automatizados, y en mejorar la conexión del vehículo con los demás elementos de Seguridad Vial en carretera.

De los 874 fallecidos que hubo en carretera en el año 2020, 328 víctimas eran consideradas vulnerables, especialmente ciclistas y peatones; y muchas de las medidas van encaminadas a avisar de posibles colisiones, mejorar la visión de ángulos muertos, la detección y ampliación de la visión en los tramos de marcha atrás, el control de los neumáticos, los asistentes de velocidad, los frenados de emergencia, la monitorización del conductor o la instalación de los alcoholímetros.

Avisador de colisiones, alerta en ángulos muertos, y cámaras marcha atrás, serán las primeras en aplicarse

Un primer paquete de medidas que se aplicarán desde ya para la fabricación de nuevos tipos y para todas las matriculaciones a partir de julio de 2024 tendrán como objetivo proteger más a ciclistas y peatones.

Así, los vehículos deberán llevar un avisador de posibles colisiones, que detectan cualquier cuerpo o movimiento en su parte frontal, desde la parada hasta el arranque, con velocidades que ni siquiera alcancen los 10 kms/hora.

Igualmente, para los ángulos muertos, se exigirá la instalación de una alerta temprana para el aviso de ángulos muertos; especialmente al lado contrario del conductor, que aumente la visibilidad cuando se realicen giros o maniobras. También en la marcha atrás, la ampliación de la visión del conductor es posible con un sistema de cámaras que anticiparán cualquier incidencia.

Asistentes inteligentes de velocidad, cámaras que reconocen señales, luces de frenado automático

Un segundo grupo de medidas obligarán a los autobuses a contar con asistentes inteligentes de velocidad. A través de cámaras, el vehículo reconocerá las señales que limitan la velocidad, ralentizando la potencia del motor, pero sin que afecte a los sistemas de frenado, y que volvería a tener control humano con el uso del acelerador.

También se especifica una norma de luces de frenado de emergencia que se activen de forma automática, y una certificación de protección contra ciberataques y que mantenga la actualización de software en todos los sistemas electrónicos que afecten el correcto funcionamiento del vehículo.

Medidas que afectarán al conductor

En el tercer grupo se incorporan medidas que afectan más a las condiciones del conductor. En aquellos vehículos donde se instale el interfaz de alcoholímetros, será obligatorio su uso para el inicio de la marcha, y los fabricantes lo pueden adecuar de forma optativa y voluntaria para cumplir desde ya con una medida de lo más relevante para el futuro de la Seguridad Vial en nuestro país en los próximos años.

También habrán de incluirse sistemas de detección de somnolencia y pérdida de atención, así como de advertencia de distracciones, como el uso del teléfono móvil. En esta tesitura, se están también integrando sistemas de registro de datos de cualquier tipo de incidencia en la conducción (frenado, uso del ABS, abandono de carril, uso de cinturones de seguridad) para obtener datos que puedan servir de cara a futuras estadísticas o toma de decisiones, y a la aclaración de cualquier incidente. Aquí también se prevé un sistema de alarma que avise si la presión de los neumáticos no es la correcta.

Con un grado menor de exigibilidad y para el ciclo de entrada en vigor Julio 2026 – Julio 2029, los reglamentos también prevén sistemas de disponibilidad de conductor, modos de proporción de información a otros usuarios de la vía pública y aumento de la información del estado del vehículo.

Ámbitos como el platooning, la actuación conjunta de vehículos siguiendo las directrices de un autobús inteligente, se menciona, pero está lejos de aplicarse en España por falta de infraestructuras.

También tomó parte en el webinar Walter Herrmann, director de Gestión de Producto de Continental Automotive España, que contó como en su centenaria compañía se están aplicando estos y otros elementos de seguridad en su concepto de Smart Mobility, que está teniendo ya un alto grado de penetración en el mercado y que preparará al sector durante esta década para cumplir con estos nuevos reglamentos. Y al gran objetivo común de llevar al cero la siniestralidad y el número de víctimas en carretera.

Este webinar fue organizado por CONFEBUS y presentado y moderado por su presidente Rafael Barbadillo.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.