Vie. Nov 27th, 2020

Texto: Mayte Rodríguez

El 60% de los padres no quieren que sus hijos usen por miedo al contagio

A pesar de que el transporte escolar es el primer colectivo de la seguridad vial que logra alcanzar el objetivo de “0 muertes” en accidentes de tráfico, 6 de cada 10 padres españoles se plantean dejar de usarlo por miedo al COVID-19, según un informe realizado por la Fundación Línea Directa.

El transporte escolar, que realiza cada año 247 millones de desplazamientos con niños, lleva desde 2012 sin registrar un solo fallecido en accidente de tráfico.

El regreso a las aulas ha suscitado nuevas cuestiones y preocupaciones:¿Se seguirán las medidas de seguridad y de higiene? ¿Se pondrán las mascarillas? ¿Será seguro para mis hijos? Unas dudas que también afectan a los autobuses escolares, un medio de transporte que cada día utilizan 630.000 niños españoles para ir al colegio.

En términos de lucha contra la accidentalidad, no es una cuestión sin importancia, ya que el transporte escolar es el primer colectivo de la seguridad vial que alcanza las “0 muertes” en accidente de tráfico, con una siniestralidad 11 veces inferior a la del coche privado y 6 veces menor que la del transporte público. No obstante, el miedo al COVID-19 puede acabar con este logro, ya que más del 60% de los padres españoles no quieren utilizar los autobuses escolares por miedo al contagio; un porcentaje al que podría sumársele otro 19% que solo usaría este medio de transporte si se le garantiza el cumplimiento de todas las normas sanitarias e higiénicas.

Esta es la principal cuestión que plantea el informe “Transporte escolar: ¿viajan seguros nuestros hijos? Accidentalidad, normativa y percepción social en la era COVID”, realizado por la Fundación Línea Directa en colaboración con la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), y para el que se han analizado todos los accidentes de transporte escolar ocurridos en España en los últimos 5 años y se han realizado 1.700 encuestas a padres y madres españoles sobre cómo acuden sus hijos al colegio y cómo perciben este medio de transporte en relación con la pandemia del COVID-19.

Galicia, Andalucía y Comunidad Valenciana son las comunidades españolas con más accidentes de transporte escolar. El caso gallego es especialmente llamativo, ya que solo supone el 5% de los accidentes generales, pero el 21% de los de transporte escolar

Una de las cuestiones más llamativas que recoge el estudio, es que, a pesar de que el 99% de los encuestados afirma “no haber tenido nunca un problema” con los autobuses escolares y de no haberse registrado un solo fallecido en los últimos años, los padres solo le otorgan una puntuación de 3 sobre 5 en materia de seguridad, muy por debajo del coche privado o de hacer el trayecto a pie. Una opinión que los datos oficiales desmienten rotundamente, ya que ningún otro medio de transporte goza de unas cifras de seguridad comparables a la de los autobuses escolares.

Por otra parte, los padres también reconocen tener “deberes”, ya que solo el 9% de los padres comprueba personalmente que se cumplen las medidas de seguridad en el transporte escolar y el 63% admite desconocerlas por completo, ya que es “algo que tienen que vigilar otros”.

Las propuestas de los padres: implantar la “tasa 0” en el control de alcoholemia para los conductores de este medio de transporte (83%), hacer obligatorios los Sistemas de Retención Infantil (SRI) en todos los autobuses (79%) y retirar la licencia a las empresas que no cumplan las normas (63%).

Accidentalidad en los autobuses escolares

Los autobuses escolares son, con mucha distancia, la forma más segura de llevar a los niños al colegio, aunque su uso es relativamente minoritario. Preguntados por la forma de llevar a sus hijos al colegio, solo el 4% de los padres escogen el autobús como forma de desplazamiento habitual de sus hijos, aunque casi el 90% lo elige para que acudan a sus actividades extraescolares o para realizar excursiones. Esto supone que, cada año, los autobuses escolares realizan unos 247 millones de trayectos con niños.

En este sentido, pese a que la práctica totalidad de los niños utilizan el autobús escolar en alguna ocasión, las cifras de accidentalidad son excelentes. En los últimos 5 años solo se registraron 136 accidentes en los que no hubo fallecidos y en los que únicamente se produjeron 5 heridos de gravedad. De hecho, este medio de transporte lleva desde 2012 sin registrar un solo fallecido en accidente de tráfico. El accidente tipo en el que se ven implicados los autobuses escolares en España suele suceder en vía interurbana (58%), por colisión frontolateral (20%) y sobre todo en el trayecto de vuelta a casa. El mes con más incidencias suele ser octubre, coincidiendo con las primeras semanas de la “vuelta al cole”.

Aunque el número de siniestros de estos vehículos es muy reducido y su distribución por comunidades autónomas no es estadísticamente significativa, Galicia (21%), Andalucía (16%) y Comunidad Valenciana (14%) son las comunidades españolas con más accidentes de transporte escolar. En el lado contrario se sitúan Cantabria, La Rioja y el País Vasco, con solo un accidente de este tipo de vehículos en los últimos 5 años. Especialmente llamativo es el caso de Madrid y Cataluña, que, aunque concentran más parque, población y actividad que la media del país, no figuran entre las CC.AA. con más siniestros.

Las infracciones presentes en los accidentes de forma más habitual fueronla distracción (22%), no respetar la prioridad (18%), la velocidad inadecuada (10%) y no mantener la distancia de seguridad (7%).

Percepción y propuestas de los padres

Preguntados por las ventajas que ofrece el autobús escolar, los padres eligen la puntualidad, la sostenibilidad y la autonomía que aporta a los niños. Además, valoran positivamente la profesionalidad de los conductores, las tarifas y la seguridad de las paradas. La principal área de mejora sería la falta de cinturones adecuados (32%), ya que no están adaptados a la talla y al peso de los niños.

En cuanto a las propuestas de los padres y madres españoles para mejorar la seguridad de estos autobuses destacan tres: implantar la “tasa 0” en el control de alcoholemia para los conductores (83%), hacer obligatorios los Sistemas de Retención Infantil (SRI) en todo tipo de autobuses (79%) y retirar la licencia a aquellas empresas que no cumplan con las normas (63%).

Sobre Fundación Línea Directa

La Fundación Línea Directa tiene por objeto contribuir a la mejora de la Seguridad Vial en España. Asienta su actividad en cuatro grandes líneas de actuación: la Divulgación, la Investigación, la Formación y la Acción Social, siempre con el denominador común de la lucha contra los accidentes de tráfico. Su lema es “Por la Seguridad Vial. Aquí y Ahora”. Más en: www.fundacionlinedirecta.org

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *