Sáb. Oct 1st, 2022

Las primeras estaciones llegarán a los nuevos distritos en enero. El plan contempla la instalación de un total de 347 nuevas estaciones en la ciudad: 122 se ubicarán en seis nuevos distritos y 225 bases en los 15 donde ya está presente.

  • Hortaleza, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas contarán, por primera vez, con el servicio de bicicleta pública
  • Se han tenido en cuenta cuatro variables para establecer las ubicaciones: un estudio sociodemográfico, la viabilidad técnica, la cercanía a nodos de transporte para favorecer la intermodalidad y el diálogo con los distritos

BiciMAD llegará a todos los distritos en 2023. En el marco de la Semana Europea de la Movilidad, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presentado esta mañana en la sede de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) el nuevo plan de expansión de la bicicleta pública. El proyecto, como ya había anunciado en otras ocasiones, contempla un crecimiento del sistema hasta alcanzar las 611 estaciones y 7.500 vehículos repartidos por la ciudad, es decir, más del doble de bicicletas de las que hay en la actualidad. “Por primera vez BiciMAD llega a todos los distritos de la ciudad” ha dicho Almeida, quien ha calificado de “histórica” la ampliación de este servicio que va a llegar a “prácticamente todos los barrios de Madrid”.

Acompañado por el delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y por el director gerente de la EMT, Alfonso Sánchez, el regidor ha explicado las principales líneas de un proyecto que supondrá una ambiciosa y definitiva apuesta por la movilidad ciclista en la capital. “Cualquier persona con independencia del lugar en el que viva, va a tener cerca de su domicilio una estación de BiciMAD y, por tanto, va a tener la capacidad y la posibilidad de poder desplazarse en bicicleta por Madrid antes de que concluya el primer semestre del año que viene” ha dicho el alcalde.

Almeida ha destacado asimismo el compromiso del Ayuntamiento con los madrileños para que todos tengan los mismos servicios, entre los que se encuentra “generalizar para todos los usuarios de BiciMAD la utilización de este sistema de movilidad, y potenciar la bici como uno de los medios de movilidad que debe tener toda gran ciudad”.

De las 347 nuevas bases que se instalarán en total, BiciMAD mejorará su implantación en las zonas donde ya está presente con 225 estaciones, y alcanzará en el primer semestre de 2023, por primera vez, seis nuevos distritos con otras 122 ubicaciones. Las primeras estaciones llegarán a los nuevos distritos en enero y se situarán en Hortaleza, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas.

De esta manera, tal como ha añadido Almeida, Madrid avanza en la senda de las grandes ciudades, garantizando que las políticas de mejora de calidad del aire se sigan implementando también en el ámbito de la movilidad.

El plan, distrito a distrito

El plan de expansión se repartirá del siguiente modo en los seis distritos en los que todavía no estaba presente:

En Barajas se situarán 15 nuevas estaciones hasta alcanzar a cuatro de sus barrios: Corralejos, Timón, Casco histórico y Alameda de Osuna.

En Hortaleza, las 30 nuevas estaciones darán cobertura a los seis barrios que componen el distrito: Piovera, Valdefuentes, Canillas, Palomas, Apóstol Santiago y Pinar del Rey.

En San Blas-Canillejas, serán 27 las estaciones de las que disponga el distrito, repartidas por los barrios de Rejas, Simancas, Hellín, Arcos, Rosas, Canillejas y Salvador.

En Vicálvaro, las 14 nuevas estaciones se implantarán los barrios de Valdebernardo, Casco histórico de Vicálvaro y Valderribas.

En Villa de Vallecas, 18 estaciones darán cobertura a los tres barrios del distrito: Casco histórico de Vallecas, Santa Eugenia y Ensanche de Vallecas.

En Villaverde, las 18 nuevas estaciones darán servicio a los barrios de Butarque, Los Ángeles, Los Rosales y Casco histórico de Villaverde.

Este plan contempla también el crecimiento y la densificación en distritos en los que el servicio ya está consolidado, para lo que se instalarán 225 estaciones: 16 en Arganzuela, 11 en Chamartín, 9 en Tetuán, 40 en Fuencarral-El Pardo, 18 en Moncloa-Aravaca, 28 en Latina, 33 en Carabanchel, 15 en Usera, 21 en Puente de Vallecas, 7 en Moratalaz, 21 en Ciudad Lineal, 3 en Centro y 3 en Retiro.

Una visión integradora, eficiente y multimodal

La elaboración y metodología del plan de expansión se ha desarrollado con el objetivo de maximizar el uso BiciMAD, fomentar la movilidad ciclista integrándola en el sistema de transporte público de Madrid, alcanzar la eficiencia operacional que garantice un alto nivel de servicio y conseguir la integración adecuada en el planeamiento urbanístico a medio plazo.

La selección de ubicaciones se ha llevado a cabo con un estudio teniendo en cuenta cuatro variables. En primer lugar, se ha analizado la demanda potencial atendiendo a la densificación de la población y las características sociodemográficas. Este análisis se ha realizado en colaboración con la Cátedra de la Movilidad Ciclista de la Universidad Complutense. También se ha valorado la viabilidad técnica de crecimiento con el modelo “mancha de aceite”, a través de la expansión de estaciones de manera continuada, así como la existencia de red de itinerarios ciclistas. En tercer lugar, ha prevalecido la visión de BiciMAD como impulsor de la intermodalidad, priorizando los emplazamientos cercanos a nodos de transporte. Por último, se ha establecido un diálogo con los distritos, a través de las Juntas, para consensuar los nuevos emplazamientos.

Estudio en colaboración con la Universidad Complutense

Para determinar la primera aproximación al número y a la localización de las estaciones a partir de la demanda potencial, la EMT ha contado con la colaboración del equipo de investigación tGIS de la Universidad Complutense de Madrid. Este grupo de la Facultad de Geografía, con quien la EMT formó la Cátedra Universidad-Empresa, cuenta con un modelo de análisis de la demanda ciclista potencial de Madrid. Los primeros resultados se cruzaron con otras variables como la red de transporte público del distrito y con sus principales puntos de atracción como bibliotecas públicas, centros deportivos o culturales.

Con los resultados de esta metodología, la EMT acometió la fase de trabajo de campo, es decir, realizó visitas a todos los emplazamientos teóricos para analizar la viabilidad de la infraestructura de la estación en vía pública. En este proceso, se tuvieron en cuenta aspectos como la disponibilidad de la conexión eléctrica, la disponibilidad de espacio suficiente para la instalación, la seguridad en la llegada e incorporación al tráfico de los futuros usuarios, existencia de elementos de mobiliario urbano que pudieran afectar a la instalación e incluso maniobrabilidad de los vehículos de redistribución del servicio.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.