Sáb. Oct 1st, 2022

… a pesar de dos años de dura crisis, subidas en el precio de la energía y la creciente competencia de otros modos»

Entrevista de la Revista Carril BUS a Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS y del Comité Nacional del Transporte por Carretera

La sexta ola COVID paró en seco lo que parecía el inicio de una recuperación iniciada en verano de 2021. Actualmente, el número de viajeros está muy por debajo del de 2019

La parte más afectada de esta crisis ha sido el transporte discrecional, que ha recibido escasas ayudas y actualmente se encuentra en un 50% menos de demanda con respecto al periodo anterior a la pandemia.

Las buenas previsiones en el Turismo, y el afán inversor para afrontar retos importantes, como la digitalización o la descarbornización, dejan al sector con una sensación de confianza para afrontar el futuro con madurez y optimismo

Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS y del Comité Nacional del Transporte por Carretera, analizó para Carril BUS el estado actual del sector del autobús y el transporte de viajeros en nuestro país tras dos años de aguda crisis económica. Confirmando que, por el parón turístico y las restricciones de movilidad, ha sido con diferencia uno de los sectores más castigados por la crisis; también augura un futuro esperanzador, apelando a la condición de gestores de Movilidad. Y con ganas para afrontar retos tan importantes como la digitalización o descarbonización que, sin duda, ayudarán al objetivo de recuperar usuarios e ingresos.

CB.- ¿En qué momento se encuentra el sector del autobús tras dos años de pandemia?

La situación para el sector, a pesar del tiempo transcurrido, no es todavía buena. La última ola de Omicron, que empezó en diciembre de 2021, nos ha hecho muchísimo daño. Desde el verano tuvimos una recuperación parcial de la demanda, pero esta ola hizo que la actividad cayera diez puntos en todos los servicios. Por segmentos, las demandas se sitúan, respecto a 2019, en un 30% menos en el urbano, en un -35% en la corta y la media distancia, en un -40% en la larga distancia; mientras que el discrecional ha sufrido un descenso del 50%.

Por todo esto, seguimos trasladando a la Administración la necesidad de ayudas y medidas de acompañamiento para salir de esta crisis; principalmente, la prórroga de los ERTE’s y los créditos ICO.

En cuanto a la extensión de los créditos ICO, como bien informamos en el webinar que celebramos con la participación del presidente de ICO, el Gobierno ha ampliado el plazo de solicitud de las líneas de avales para que las empresas y autónomospuedan paliar los efectos económicos del COVID-19, así como ha permitido la negociación de la ampliación de los plazos de amortización del crédito y la renegociación de las medidas de reducción de endeudamiento.

Respecto a la prórroga de los ERTE’s, estamos a expensas de las negociaciones entre el gobierno y los agentes sociales, para conocer la forma en que se va a transitar de los ERTE’s COVID a los nuevos ERTE’s que están regulados en la Reforma Laboral. Todos los sectores más afectados, principalmente los turísticos y de transporte, estamos pidiendo al Gobierno, a través de CEOE y CEPYME, que haya una transición automática en esta cuestión.

Al margen de esto, también estamos pidiendo más ayudas directas para las empresas, bien para compensar los contratos de concesión (nacionales, autonómicos y municipales), junto con un paquete de 80 millones de euros para el segmento discrecional; que, salvo puntuales apoyos de determinadas comunidades autonómas, no ha percibido ninguna ayuda directa en todo este tiempo, siendo una de las actividades más castigadas por la crisis.

CB.-¿Han llegado ayudas para los demás sectores desde las comunidades autónomas?

Ciertamente, para los contratos de concesión, por estar amparados por la Ley de Contratos del Sector Público, se han visto compensados, como ocurre en otros sectores. Nuestra actividad es un servicio público esencial y se han recibido ayudas, nunca suficientes, tanto para las concesiones autonómicas y estatales, como para las de transporte urbano. Sin embargo, la parte más débil y olvidada, el transporte discrecional, no ha recibido nada, salvo ayudas puntuales de algunas comunidades, como Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña y Valencia.

CB.- Se sigue sin recuperar la confianza en el Turismo

Es cierto que las perspectivas turísticas para este año son muy positivas, incluso por encima de 2019, como dicen los más importantes touroperadores o líneas aéreas. La celebración de ferias como FITUR y la preparación que están haciendo las empresas para las campañas turísticas dejan una sensación de que puede ser un año positivo para el turismo. Esperamos que, a partir de Semana Santa, veamos un crecimiento paulatino de la demanda; aunque esto también lo pensamos para 2021 y con las sucesivas olas COVID todo se ha visto alterado. La situación es verdad que es distinta, con la tercera vacuna ya puesta y la reticencias que hay, por parte de la Administración, a poner restricciones a la Movilidad.

Sin llegar a los niveles de 2019, pensamos que puede haber una recuperación más palpable y salir de esta pesadilla.

CB.- ¿Los empresarios le transmiten esa confianza?

Todas las empresas tienen esta visión más o menos optimista, porque con dos años así, de seguir la situación; muchas no van a poder aguantar. Pero claro, si a este cierto optimismo por la situación tras lo más duro de la pandemia, ahora se le unen problemas como el tremendo precio que ha alcanzado la energía, pues poco dura el optimismo y la confianza.

El gasoil ha tenido subidas de más del 30%, mientras que el gas las ha tenido, nada menos, que del 300%. Es una barbaridad. Además, para una empresa que haya queirdo invertir en una tecnología más respetuosa con el Medio Ambiente, con estas subidas, se encuentra en una situación muy penalizada. En este sentido, se está solicitando una revisión de las tarifas por el alza de los precios de la energía. En Portugal, por ejemplo, ya han puesto en marcha ayudas directas, de aproximadamente mil euros por vehículo al mes, para soportar estas subidas, respondido de una manera muy ágil y eficaz al sector. En España llevamos meses solicitando una subida extraordinaria de las tarifas, como se hizo en 2013.

Hemos conocido recientemente informes que muestran la desaparición de 200 empresas del sector en los dos últimos años, y  una concentración de firmas del transporte de viajeros ¿que valoración hacéis al respecto?

Esta es una tendencia que se inició cuando hubo un cambio regulatorio de las tarjetas de transporte, pasando de las autorizaciones de vehículos a las de empresa; llegando a reducirse el número de empresas desde más de 4.000 a las cerca de 3.200 que hay en la actualidad. Esto ha ocurrido lentamente desde 1998 aproximadamente y pasa en otros sectores de la Economía, como la banca o la construcción.

Esta tendencia de concentración se consolidará en los próximos años, y más con los retos que tenemos por delante de la digitalización y descarbonización, que conllevarán fuertes inversiones.

CB.-¿Qué ocurrió con las campañas de fomento del transporte público que pedía el sector al gobierno?

Se lanzó en el mes de noviembre, siendo de muy corta duración aunque con varios soportes publicitarios, incluyendo anuncios en TV. El presupuesto era muy limitado, de tan solo un millón de euros, y ahora que está bajando la incidencia COVID esperamos que se vuelva a retomar, porque pasó algo desapercibida. Aún queda muchísimo para recuperar el número de viajeros previos a la pandemia.

Las nuevas líneas en el sector ferroviario, que harán competencia al AVE, ¿cómo afectan al sector del autobús?

Afectan muchísimo. Tradicionalmente, el AVE y el autobús convivían cada uno en su nicho de mercado. Ahora, con las nuevas compañías ferroviarias, se meten de lleno en el nicho de buen precio que siempre ha tenido el autobús. En todos los corredores donde hay alta velocidad, el autobús está sufriendo una sangría constante de viajeros. Por eso, es necesario, cuando se habla de Transporte, que el Gobierno tenga una visión intermodal.

De hecho, como recoge en un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, hay líneas ferroviarias que van totalmente vacías, lo que está obligando a reflexionar a la Administración y a reenfocar sus obligaciones de Servicio Público.

CB.-Una de las carencias del sector del autobús, ¿puede ser la digitalización?

Absolutamente de acuerdo. Además de la unificación de las dinámicas digitales, para facilitar al usuario su vida y su movilidad, se podrían plantear muchas actuaciones y campañas que beneficiarían enormemente al sector, como tarjetas de fidelización, poner en marcha un programa tipo ‘Interrail’ en autobús, así como una plataforma común de venta de billetes para toda España.

CB.- ¿Qué mensaje se lanza desde CONFEBUS y el CNTC al sector de cara al futuro?

Nuestro sector siempre ha sido viable y lo vamos a volver a ser, queda poco para confirmar la recuperación del transporte de viajeros por carretera. Además de los retos comentados que tenemos por delante, y que beneficiarán al sector; se van a poner en marcha otras medidas que fomentarán el uso del transporte colectivo, lo que unido a la descarbonización y las zonas de bajas emisiones, hará que nuestro sector sea un actor fundamental en este nuevo escenario que se plantea para la Movilidad.

El autobús, clarísimamente, tiene un futuro brillante por delante, pero tenemos que evolucionar, confirmando nuestro condición de gestores de movilidad. Y tenemos muy buenos empresarios para ello.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.