Dom. Sep 19th, 2021

La asociación Gestión Transporte de Viajeros, GTV, de Alicante, alerta del peligro que corren las empresas de la comunidad valenciana si se integran servicios escolares en líneas regulares.

Según nos informa GTV, actualmente la distribución del transporte escolar en la Comunidad Valenciana se divide en lotes: 12 en Alicante, 6 en Castellón y 6 en la provincia de Valencia. Las dimensiones de los mismos obliga a las empresas a asociarse en UTES para poder acceder al concurso.

Además, GTV nos comenta que en Valencia opera una sola UTE, denominada UTE Valencia-16 liderada por Transvía, «hay que contemplar que en uno de los lotes de la misma, son necesarios alrededor de 300 autocares, cifra imposible de asumir casi por cualquier empresa», afirman desde la asociación.

En Castellón una UTE, Viajes Massabus Autocares Mundobus consiguieron el lote C5, y los otros 5 lotes fueron otorgados a la UTE Castellón Escolar 2016 capitaneada por Autos Mediterráneo.  En Alicante estuvo más reñido el concurso, y actualmente son 5 las UTES que se encargan de los 12 lotes existentes en dicha provincia. Incluso este curso escolar, por sentencia judicial en firme, parece que uno de los lotes va a cambiar de manos, de la UTE Llorente Bus a la UTE Grup Benidorm, terminando así una etapa de alegaciones sin precedentes que se iniciaron con este concurso, sobre todo en la provincia de Alicante.

La Generalitat Valenciana quiere integrar el escolar en las líneas regulares

Según nos indica la asociación alicantina, «en esta situación de pandemia en que nos encontramos, donde casi un 60% de los padres tienen miedo a que sus hijos utilicen el transporte escolar, la Generalitat está contemplando copiar un modelo implantado en otras comunidades e integrar el transporte escolar en los autocares de líneas regulares para llevar a nuestros escolares al colegio en la próxima licitación, en ciertos lotes. Anecdóticamente, el aire de los Autocares, debido a nuestros avanzados sistemas de ventilación,  se renueva totalmente cada minuto con las trampillas abiertas y cada 3 con las trampillas cerradas. Siendo un transporte mucho más seguro que compartir vehículos privados, por ejemplo».

Y añaden, «desde esta asociación, no podemos más que cuestionar esta decisión, ya que los autocares de regular de uso especial, estamos esforzándonos como siempre para que nuestros escolares vayan seguros al colegio, implantando un sistema donde cada niño tiene SIEMPRE su propio asiento, el mismo todos los días, donde se desinfecta el autocar antes y después de subir un nuevo pasajero, donde se cuida que utilicen gel desinfectante al subir y bajar, el uso correcto de las mascarillas, la subida y bajada del autocar evitando el cruce frontal por los pasillos… todo ello está contribuyendo a que no existan contagios en nuestros autocares. Y no sería posible cuidar de nuestros pequeños si el autocar fuera compartido por otros usuarios ajenos al transporte escolar», afirman.

Nos comentan también que en circunstancias normales, también se le exigen al transporte escolar una serie de requisitos a los autocares y al personal de la tripulación, destinados al bienestar de los pequeños de la casa. «Sigue sin cabida juntar a los menores en el mismo habitáculo que otras personas que no sabemos si cumplen esos requisitos, de los que no nos podemos hacer responsables y que a todas luces van a entorpecer el buen funcionamiento que ofrecemos hasta la fecha, así como el aumento de conflictos internos en el autocar. Si abandonamos el modelo de “coche cerrado” para nuestros escolares, perdemos toda la identidad como transporte seguro».

Afirman desde GTV, «no se entiende, al menos desde nuestro punto de vista, esta postura y que a la vez mantengan en toda la península el requisito de los 16 años máximo de nuestros autocares para realizar transporte escolar. Es un agravio comparativo con el resto de Europa e incluso con nuestras Islas, Ceuta y Melilla. ¿Por qué se permite que se lleven nuestros autocares a otros países, incluso europeos, donde siguen dando servicio durante años y aquí ya no los podamos utilizar cuando seguirían pasando ITV correspondiente sin lugar a dudas? No tiene sentido que puedas llevar a un menor el fin de semana en un autocar con sus padres a una competición deportiva, y ese mismo menor, no pueda subir en ese mismo autocar entre semana para hacer un recorrido de no más de una hora para desplazarse a su colegio».

Por último, GTV recalca que cuentan con ITV estrictas y específicas para transporte escolar, y venden los autocares que pasan con creces dichas ITV. «No se perjudicaría, ni se vería comprometida la seguridad de nuestros pequeños, así como no lo hace la de los mayores que pueden seguir utilizando el autocar».

Y concluyen, «si este razonamiento ya caía por su propio peso antes de la pandemia, ahora, tras un año devaluándose en los garajes y el conocimiento de que se ha ampliado la edad en ambulancias, autocares de línea regular y taxis en ciertas zonas. Tenemos el convencimiento de que es de justicia que nos amplíen la edad de transporte escolar sin más demora».

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Un comentario en «El transporte escolar podría quedar herido de muerte por la intención de inclusión en las líneas regulares»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *