Vie. Nov 27th, 2020

Esta cifra supone un récord histórico de utilización del transporte público en nuestro país y supone un 3,8% con respecto a los realizados en 2008. La asociación de transporte urbano, ATUC, invita a recuperar los datos positivos prepandemia y pide que no se pierda la mentalidad progresiva de hace dos años.

El último informe del Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM), elaborado por TRANSyT, Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid, con datos correspondientes al 2018, señala la tendencia creciente de la demanda de viajeros que se estaba produciendo antes de la crisis del Covid-19 en todas las ciudades que integran dicho estudio, y apunta el nivel más alto de viajeros de la serie histórica del OMM.

El análisis señala que el número de viajes en transporte público en 2018 aumentó un 3,8% con respecto a los realizados en 2008. En concreto, se realizaron 3.730,81 millones de viajes en transporte público: 1.806,8 millones de viajes en autobús y 1.924 millones en modos ferroviarios. De los viajes en autobús, 1.212,8 millones de viajes fueron realizados en autobús urbano, mientras que en autobuses metropolitanos se realizaron 594 millones de viajes.

El estudio del OMM señala además que una de las principales problemáticas que tiene el transporte público es el proceso de dispersión demográfica que se ha producido a lo largo de los años, con pérdida de población en la ciudad central y un respectivo crecimiento en las áreas metropolitanas que, según el análisis, alcanza el 10,32%. La Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos (ATUC) advierte que, en estas zonas periféricas, en comparación con el reparto modal de las ciudades capitales, el uso del coche supera ampliamente al del transporte público y por ello incide en la necesidad de seguir promoviendo soluciones en estas áreas que hagan al transporte público una verdadera solución, como la creación de carriles Bus-VAO o la instalación de sistemas de transporte a demanda para zonas de baja densidad de población.

A la vista de los datos recogidos en 2018, ATUC hace un llamamiento a la población y a las administraciones públicas para recuperar los datos positivos prepandemia e incide en la necesidad de que el cambio de mentalidad progresivo en los años anteriores al coronavirus no se pierda para continuar apostando por viajar en transporte público a fin de retomar la senda de la movilidad iniciada hace años. Asimismo, insiste en lo fundamental que es seguir mejorando el reparto modal a favor del transporte público, como el registrado en ciudades como Madrid y Barcelona, donde, según el análisis del OMM, la movilidad en coche y moto era de un 25% y 14% respectivamente, frente a la movilidad en transporte público del 34% en Madrid y del 30% en Barcelona.


[1] Estudio realizado en 23 áreas metropolitanas que se sitúan sobre un territorio de 62.200 km2 en el que residen más de 25 millones y medio de personas. Esto representa un 12,3% de la superficie nacional y un 55,0% de su población, por lo que constituye una muestra representativa de la movilidad metropolitana de España.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *