Sáb. Jul 31st, 2021

EMT lleva seis años involucrada activamente en la iniciativa social ‘Tapones para una nueva vida’, que también tiene una vertiente medioambiental. Los empleados de la empresa municipal han reunido más de 9 millones de tapones hasta el momento con el fin de sufragar tratamientos a niños y jóvenes que no pueden costearlos.

El gerente de EMT, Alfonso Sánchez, se ha reunido hoy con el presidente de la Fundación SEUR, Ramón Mayo, para firmar la renovación del acuerdo suscrito por primera vez en 2015, en virtud del cual la empresa municipal participa activamente en su iniciativa “Tapones para una nueva vida”. Con la recogida de un total de 9,8 millones de tapones en los últimos seis años, los empleados de EMT están contribuyendo activamente al tratamiento de muchos niños y jóvenes enfermos que no disponen de recursos.

El objetivo de esta rúbrica es renovar los acuerdos ya firmados, y afianzar los programas y actividades que van a seguir llevando a cabo ambas entidades conjuntamente. De esta forma, EMT se compromete, por segunda vez desde 2015, a seguir recogiendo y reciclando los tapones de plástico aportados por sus empleados, una contribución que se traduce en un total de 19.720 kilos de tapones  desde que EMT empezó a colaborar con esta fundación.

Gracias a la implicación de la plantilla de EMT, niños como Alba o Álvaro han podido tener acceso a intervenciones y tratamientos médicos u ortopédicos que sus familias no pueden costear y que no están cubiertos por el sistema público de salud. El proyecto “Tapones para una nueva vida” de la Fundación SEUR nació en 2011 con el objetivo de recaudar fondos para ayudar a menores que requieren tratamientos médicos no reglados con el fin de mejorar su calidad de vida.

La iniciativa tiene una doble vertiente: la social y la medioambiental, ya que se trata de una acción intensiva de reciclaje que evita el vertido de miles de toneladas de plásticos en el entorno. Hasta el momento, la recuperación y reciclado de esos 9´8 millones de tapones ha supuesto el ahorro de unas 29,5 toneladas de emisiones en el medio ambiente. Por esta razón, este proyecto tiene gran importancia para EMT al tratarse de una combinación de labor social y medioambiental, que es uno de los objetivos incluidos dentro de la política de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa municipal.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *