Sáb. Jul 31st, 2021

La hidrogenera de la Zona Franca entrará en servicio en noviembre para abastecer los primeros ocho autobuses de pila de combustible que circularán por Barcelona.

TMB e Iberdrola han firmado el contrato para el suministro de hidrógeno de origen renovable a la flota de autobuses urbanos de Barcelona mediante una planta que podrá dar servicio también a otras flotas de vehículos eléctricos, en la línea de avanzar hacia una nueva movilidad con cero emisiones contaminantes.

Por parte de TMB ha firmado el consejero delegado, Gerardo Lertxundi, acompañado del director de la Red de Autobuses, Jacobo Kalitovics, y el director del Área de Buen Gobierno y Asesoría Jurídica, Jaume Garcia. Por Iberdrola ha firmado Millán García-Tola, director de la División H2 Verde, junto a Joaquín Lloret, director comercial en Cataluña, y Adolfo J. Rivera, responsable de Desarrollo de Negocio y Proyectos H2 Verde. Se formaliza así la alianza entre TMB e Iberdrola para la construcción de una hidrogenera en el polígono industrial de la Zona Franca que será la primera de carácter público en España.

La planta comenzará a construirse próximamente en una parcela de 5.000 metros cuadrados arrendada al Consorcio de la Zona Franca. A partir de su puesta en servicio, el próximo mes de noviembre, la utilizarán los autobuses de TMB de esta tecnología y potencialmente también otras flotas e industrias del polígono que adopten el hidrógeno como solución energética. La planta suministrará hidrógeno de origen renovable, producido por electrólisis, a la flota de autobuses y toda la demanda adicional local. Se iniciará así la creación de un hub de hidrógeno verde en una de las principales zonas industriales de Cataluña y España.

Los ocho primeros autobuses de pila de combustible

Los primeros vehículos en abastecerse en la nueva planta serán los ocho autobuses de pila de hidrógeno de última generación adquiridos por TMB el año pasado, que llegarán a Barcelona en noviembre de 2021 con la previsión de que se incorporen al servicio a principios del 2022. Su consumo estimado es de 160 kilos diarios, que aumentará en años sucesivos a medida que se añadan unidades de esta tecnología a la flota, hasta los 60 previstos. La adopción del hidrógeno por parte de TMB cuenta con el apoyo del programa europeo JIVE 2 de promoción de los vehículos de pila de combustible y cero emisiones, cofinanciado por la Unión Europea. El proyecto se impulsa con la colaboración de la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona (ATM).

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *