Sáb. Sep 18th, 2021

La Fundación Corell analiza las alternativas a los combustibles fósiles en el transporte. Casi el 30% de todas las emisiones de efecto invernadero del país vienen del sector de movilidad publico y privado. En 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto del país se deberán haber reducido en un 23% respecto a las de 1990.


La Fundación Corell ha presentado la Jornada “Nuevos combustibles, actualidad y perspectivas” donde ha reflejado la situación actual de los nuevos combustibles en España con el objetivo de construir una alternativa sostenible en el sector del transporte. Para ello, se ha discutido acerca de las ventajas e inconvenientes de los nuevos combustibles no fósiles, la variante al petróleo en el futuro.


En esta Jornada han participado algunos de los principales actores energéticos e industriales
de España como Enagás, Repsol, Iberdrola, la Asociación Española de Biocombustibles, Mercedes-Benz, Iveco, Nissan, Toyota, Anfac, Insia y Opus RSE.


D. Alberto Camarero, profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid, ha abierto el debate presentando el OTEM (indicador de la transición energética y movilidad), un modelo imprescindible para calcular el futuro del desarrollo de la movilidad en España y su relación con la energía. Estimar adecuadamente el ritmo de trasvase de unas energías a otras determinará el éxito o el fracaso de las políticas industriales tanto públicas como privadas.


“Se trata de una herramienta muy potente para el seguimiento del proceso de transición energética y para analizar escenarios futuros en cuanto a las políticas a considerar”, afirma Camarero.


La Fundación Corell ha logrado con esta jornada poner sobre la mesa la necesidad que tiene el sector de apostar por el desarrollo de diferentes combustibles, por la descarbonización y por mantener una transición energética razonable, bajando las emisiones drásticamente.

De esta forma, se ha fijado como reto lograr introducir en el transporte español un uso mayoritario de energías de origen renovable como son el gas natural vehicular, combustibles sintéticos, biocombustibles, híbridos termoeléctricos, electricidad e hidrógeno. Mientras el 30% de todas las emisiones del país vienen del sector del transporte, Los autobuses y 2 camiones son responsables del 7,5% del total de emisiones. Por tanto, hay que reducir las emisiones de todos los vehículos, pero sobre todo de los particulares, por dos vías, renovación de los coches privados por vehículos nuevos más eficientes y potenciación del transporte
público. Así mismo, se ha recalcado la urgencia de transformar el modelo de desarrollo en el sector del transporte, llegar cuanto antes a un sistema eléctrico con, al menos, un 74 % de generación de renovables y desarrollar en conjunto diferentes rutas paralelas e incluso complementarias de nuevas tecnologías para llegar al objetivo de neutralidad CO2 con Europa como pionera.


Ley de Cambio Climático y Transición Energética


En la misma dirección, recientemente el Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley de Cambio Climático y Transición Energética para asegurar que España cumpla sus compromisos internacionales de lucha contra el calentamiento global y alcanzar en 2050 la neutralidad climática. Para lograr ese objetivo, la legislación establece metas concretas en 2030 —como que el 74% de la electricidad sea de origen renovable en esa fecha— y medidas para impulsar las energías limpias y los vehículos libres de emisiones.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *