Dom. Sep 19th, 2021

Las pruebas se realizarán en un autobús de Alsa que cubrirá la ruta transfronteriza Vigo-Oporto. El proyecto global pretende generar un modelo seguro de movilidad autónoma e interconectada aprovechando las potencialidades de la tecnología 5G. Alsa es uno de los 59 socios estratégicos del proyecto 5G-Mobix junto a universidades, empresas del sector tecnológico e instituciones de 10 países de la Unión Europea, Turquía, China, y Corea.


Alsa, única empresa de movilidad de personas de Europa que participa como socia estratégica en el proyecto europeo 5G-MOBIX, será la encargada de probar las potencialidades de la tecnología 5G en el transporte de viajeros y su rol en el futuro de la movilidad cooperativa, conectada y autónoma (CCAM), dentro del corredor transfronterizo España-Portugal.


El proyecto 5G-MOBIX, cofinanciado por la Comisión Europea en el marco del Programa Horizonte 2020, fue aprobado en 2018 con el objeto de desarrollar y probar funcionalidades en vehículos automatizados utilizando el 5G a lo largo de corredores transfronterizos, conectando pruebas en entornos rurales con otras pruebas urbanas, bajo condiciones de tráfico vehicular, cobertura de red, demanda de servicios, considerando a su vez los aspectos legales, comerciales y sociales.


Distintas aplicaciones de la movilidad automatizada podrían beneficiarse del 5G, como maniobras de conducción cooperativa entre vehículos y organización de convoyes de camiones, la fusión de carriles en autopistas, el aparcamiento con valet, la conducción en entornos urbanos, detección de volumen de usuarios por carreteras, control remoto de vehículos, actualización de mapas de alta definición, medios y, por supuesto, entretenimiento.


En este sentido, Alsa participa junto a instituciones españolas como la Dirección General de Tráfico y portuguesas como el Instituto de Movilidad y Transporte, entre otras empresas de de investigación y del entorno TIC. La prueba en la línea de autobuses internacional entre Vigo y Oporto busca definir escenarios de despliegue e identificar y responder a las posibles brechas de cobertura de 5G.


Para ello, se instalarán equipos a bordo del autobús de Alsa que opera esta ruta y se van a realizar distintas pruebas para medir los tiempos de emisión y recepción de los paquetes de datos, que se recibirán en el Centro de Tecnología del Automóvil de Galicia (CTAG).

DETALLES TÉCNICOS DE LA PRUEBA
La prueba realiza un mapeo de alta definición por medio de los diferentes sensores y posicionadores instalados en el autobús, que trazan un mapa de la ruta con gran precisión, cuyos datos se envían en tiempo real a través de un router 5G.


Por otro lado, en el autobús se han instalado dos cámaras de visualización de alta definición con las que se puede medir el tiempo que tarda en enviar y recibir los paquetes de imagen.


Por último, durante el trayecto los pasajeros tendrán la opción de visualizar un video en streaming 4K, donde se estudiará el tiempo de carga y la calidad del video, para que los viajeros puedan valorar la calidad de imagen y la sensación que han tenido.


Se espera que las administraciones públicas utilicen los estándares y recomendaciones de los resultados de las pruebas 5G para futuras licitaciones públicas de TICs. Dichos resultados también contribuirán a que empresas industriales desplieguen aplicaciones mientras se generan nuevos modelos de negocio alrededor de la movilidad cooperativa, conectada y autónoma. Además, este corredor transfronterizo explorará los desafíos de la interoperación perfecta entre diferentes países y entre diferentes tipos de operadores, públicos y privados.


En palabras de Francisco Iglesias, CEO de Alsa, “estamos convencidos de que el 5G será más que un desarrollo tecnológico y que nos va a permitir reducir accidentes de tráfico y realizar viajes más eficientes, mediante una conducción continua y estable. Sabemos que nos dará mayor capacidad de anticiparnos a incidencias de tráfico y que todo esto redundará en la reducción de las emisiones, mejorando los índices de contaminación ambiental, pero muy
especialmente será clave en nuestro empeño por propiciar la cohesión del entorno rural”.


Con esta colaboración en el proyecto 5G-MOBIX, en el que Alsa participa junto a universidades, empresas del sector tecnológico e instituciones de 10 países de la Unión Europea, Turquía, China y Corea, que constituyen 59 socios estratégicos, la compañía se suma a uno de los proyectos más ambiciosos e innovadores de movilidad a nivel mundial
para impulsar la tecnología 5G y con ella generar formas más eficientes de movilidad para el transporte público en un entorno interconectado.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *