Jue. May 19th, 2022

Más de 500 participantes y 50 expositores participaron el lunes y martes en las cuartas jornadas del transporte de viajeros de Andalucía. Durante las conferencias se habló de una situación del sector complicada, tanto en el transporte regular, como escolar y discrecional, a lo que se suma el disparatado coste de los combustibles y la incertidumbre creada por la invasión de Rusia en Ucrania.

La Consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, inauguró las XIX Jornadas del Transporte de Viajeros – IV Jornadas Andaluzas. Unas Jornadas donde se busca un punto de inflexión en el sector del transporte de viajeros por carretera de Andalucía, donde coger impulso y afianzar la recuperación económica.

Para el Presidente de la Federación Andaluza de Transporte, FEDINTRA y de la Asociación de Transportistas de Málaga, APETAM, Antonio Vázquez: “El haber retomado en Málaga, de forma presencial estas Jornadas,ha supuesto un punto de inflexión para el mundo del autobús. Se confirma como uno de los eventos de Movilidad más importantes del país, tanto por participación como por número de expositores”,

La sensación de los más de 500 congresistas y 50 expositores es haber cumplido los objetivos de aumentar la formación de los profesionales, y generar negocio entre los diversos agentes intervinientes. Estas dos jornadas en Málaga también han servido para compartir experiencias sobre lo acontecido en la crisis COVID. Cómo ha afectado a las más de 500 empresas de Andalucía, y qué líneas hay que seguir en los ámbitos públicos y privados para impulsar más el transporte colectivo, el turismo o las relaciones con la Administración.

Junto a la Consejera de Fomento, también han asistido a las Jornadas el Concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, José del Río, el Presidente del Comité Nacional del Transporte por Carretera, Rafael Barbadillo, así como representantes de diversas administraciones y organismos públicos.

La situación del sector del transporte de viajeros por carretera de Andalucía es difícil. Las empresas aún no han recibido los 1.700 euros por autobús en concepto de ayuda a las pymes prometidos por el Ejecutivo Andaluz; han visto reducido los contratos públicos en materia de transporte escolar, con indemnizaciones aún por cobrar; muchas líneas regulares han entrado en déficit de viajeros; y se han acumulado por miles las cancelaciones de reservas de transporte discrecional en varias de las campañas turísticas de los dos últimos años. A esta difícil situación hay que sumar los elevados costes de mantenimiento de las flotas y el desorbitado precio de los combustibles.

Para complicar aún más la situación, la invasión de Rusia en Ucrania, ha generado gran incertidumbre en los mercados internacionales, “lo que va a afectar al sector turístico mundial y a crear mayor ralentización en la economía”, asegura el Presidente de Fedintra y de Apetam.

Descenso en las matriculaciones de autobuses

Otro dato significativo para hacer pensar al sector y en lo que puede costar la recuperación es el número de matriculaciones de autobuses.

En todo el 2021 y lo que va de 2022, se han matriculado en la provincia de Málaga apenas 57 vehículos, continuando la tendencia a la baja iniciada en 2020, año en el que se rompió una dinámica de ascenso constante desde 2011.

En Andalucía se matricularon en 2021 148 vehículos nuevos. Sólo en 2019 hubo 200 matriculaciones, mientras que la cifra de 2021 es de un 13% menos que en 2020.

Estos datos tan preocupantes no sólo se deben a la ausencia de actividad económica, a la incertidumbre de las campañas turísticas desde hace dos años, o a la bajada de viajeros en las líneas regulares; sino al abandono que ha sufrido el sector a nivel financiero por las entidades bancarias y la Administración. El sector del transporte de viajeros en carretera siempre se ha caracterizado por un gran afán inversor, enorme capacidad de endeudamiento y una residual morosidad con la banca. Pues al acaecer el parón de la actividad económica en marzo de 2020, las empresas no tuvieron apenas cambios en las líneas de crédito, ni carencias ni quitas en los altos préstamos de los vehículos; con lo que el desahogo económico ha sido imposible en estos dos últimos ejercicios. De ahí que las matriculaciones sigan en caída libre.

«Esperamos que la celebración de estas jornadas sirva para paliar los graves problemas que ha sufrido el sector en la pandemia, y que sigue sufriendo. La situación es grave por todo lo relatado, ausencia de ayudas, problemas para cobrar los contratos de transporte escolar, y todavía sin una perspectiva clara de campañas turísticas, pero confiamos en la fuerza de un tejido empresarial que siempre se ha rehecho en escenarios complejos «, apuntó Antonio Vázquez Olmedo, presidente de APETAM y FEDINTRA.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.