EL TSJM ANULA LA ADJUDICACIÓN DE LA CONCESIÓN MADRID y ALMERÍA

Jueves, 24 de octubre

Y en esta línea, el pasado 16 de octubre el TSJM dictaba sentencia en el recurso presentado por Globalia Autocares S.A. contra la licitación de la Dirección General del Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento de la concesión Madrid – Almería, anulando los pliegos y con ellos la licitación y la adjudicación efectuada.

Continúan con ello las nulidades de los concursos de la DGTT de Fomento cuya última anulación fue la de la licitación de la concesión Madrid – Córdoba – San Fernando que daba continuidad a las nulidades de las cinco anteriores ya confirmadas por el Tribunal Supremo.

Los motivos de nulidad del recurso presentado por Globalia a la concesión Madrid- Almería, apreciados íntegramente por el TSJM, son la nulidad del derecho de preferencia como tal, la nulidad de asignar ese derecho no al anterior concesionario sino a la oferta que presentase “individualmente o en agrupación de empresarios”, como elementos nuevos de esa sentencia y los tres “clásicos” de las cinco primeras sentencias de nulidad del TSJM ya ratificadas íntegramente por el Tribunal Supremo, la subrogación por improcedente y además exceder el ámbito de la subrogación propiamente dicha, y lo inadecuado de las ponderaciones y criterio de reparto de esas ponderaciones de lo referente a las tarifas y las expediciones.

Esta sentencia se una a otra igual del 30 del mes de mayo, por la que por los mismos motivos antes indicados, se anulaban los pliegos y con ellos la licitación y adjudicación efectuada de la concesión Madrid – Córdoba – San Fernando (Cádiz) que había sido hecha a SECORBUS S.L., la anterior concesionaria que ha interpuesto recurso de casación pendiente de admisión por el Tribunal Supremo. En este caso la Abogacía del Estado que había anunciado la interposición de un recurso de casación, finalmente ha decidido no presentarlo.

De confirmarse ambas nulidades de las adjudicaciones habría ya al menos siete empresas que podrían reclamar daños y perjuicios a la Administración por responsabilidad patrimonial de esta como consecuencia de las nulidades de las licitaciones y las adjudicaciones y todo parece indicar que habrá nuevas nulidades de licitaciones en los recursos pendientes de sentencia.

Por Mayte Rodríguez López