Scania inaugura instalaciones para probar vehículos en todos los climas

jueves, 21 de noviembre

Scania ha invertido 44,5 millones de euros en la construcción de unas instalaciones para tests climáticos. Gracias a este túnel climático de viento ubicado en el DemoCentre en Södertälje (Suecia), Scania puede someter a los vehículos a pruebas en las condiciones climáticas más exigentes, acelerando el desarrollo de nuevas tecnologías y mejorando sus vehículos.

Scania depende ahora menos de las pruebas de campo y, utilizando el ambiente controlado del túnel de viento, reduce los plazos entre el desarrollo y el lanzamiento del producto. “Esta instalación única nos ayuda a mejorar el consumo eficiente del combustible y a reducir aún más las emisiones,” afirma Harald Ludanek, Vice-Presidente Ejecutivo y Responsable de Investigación y Desarrollo. “Dado que podemos reducir el impacto de la nieve, la lluvia y la suciedad, los conductores se beneficiarán de un mejor ambiente en la cabina, bien como de una mayor seguridad.”

En estas instalaciones, se pueden simular temperaturas entre -35 y +50ºC, así como niveles de humedad entre 5% y 95%. El sistema del túnel de aire está equipado con una serie de pequeños cañones de nieve que producen diversos tipos de nieve. Esta puede ser sustituida por lluvia de intensidad variable, e incluso se puede modificar el grosor de las gotas.

Al añadir un químico visible a los rayos ultravioleta (UV) en el agua de lluvia e iluminar inmediatamente después con luz UV los vehículos testados, se puede determinar con exactitud los puntos en los que se bloquea el agua de la lluvia y la suciedad, así como el modo en que salen desplazados del vehículo.

Se deposita el vehículo sobre unos rodillos, uno para cada conjunto de ruedas. Gracias a ellos, los técnicos simulan velocidades máximas de 100 km/h, un ritmo óptimo para las pruebas de camiones y autobuses.

Entre las diferentes pruebas, algunas evalúan el comportamiento de los componentes expuestos al calor y al frío, el modo en que el agua de la lluvia escapa por el contorno del vehículo, la visibilidad del conductor en situaciones de lluvia torrencial/nieve, la acumulación de hielo en el parabrisas, el ruido del viento, o cómo se adhiere la suciedad a los laterales de la cabina, a los espejos retrovisores o a las manetas de las puertas.

La construcción del edificio de 25 metros de altura empezó en 2011 y se concluyó a inicios del 2013, fecha en que comenzaron las pruebas extensivas de sistemas complejos. Las elevadas dimensiones del edificio se deben a la necesidad de albergar camiones y autobuses y a la enorme tobera (con una superficie de 13m2), que proyecta aire a través del vehículo hacia un ventilador situado en la parte superior de la instalación.

El túnel de viento ofrece ventajas, tales como realizar tests en pleno verano en condiciones semejantes a las del Ártico y al contrario, es decir, simular un calor abrasador durante el inverno. Además, las instalaciones permiten la repetición de pruebas de forma fiable. A partir del registro y documentación cuidadoso de tramos de carreteras existentes en Europa y otras zonas se pueden programar pruebas en el túnel de viento que simulen dichos tramos con exactitud.

Por Mayte Rodríguez López