Globalia amenaza con volver a los tribunales si se aprueba el borrador del pliego

jueves, 23 de enero de 2014

Según un documento al que ha tenido acceso Carril Bus, Globalia ha enviado a los responsables de Transporte de Fomento un escrito en el que asegura que volverá a los tribunales en el caso de que el borrador del pliego de condiciones para los concursos de la Administración Central se apruebe tal y como está redactado actualmente.

En el escrito, el grupo empresarial analiza todas y cada uno de los apartados del borrador, pero hace especial hincapié en la puntuación para los conceptos de tarifas y aumento de las expediciones, conceptos que considera aún muy por debajo de la valoración que deberían tener, ya que se trata de criterios objetivos. En estos momentos cuantifican 15 puntos del total (12 en tarifas y 3 en expediciones), “menos de la mitad de los 35 que, según los criterios descritos en el documento, deben ser atribuidos por la Administración mediante juicios de valor subjetivos y discrecionales”.

En opinión del grupo empresarial, habría que valorar de forma reglada y no discrecional, por lo que considera que el proceso recuerde a un “regateo en el que el vendedor va haciendo sucesivas ofertas (…) a medida que el comprador, en este caso los tribunales, va rechazando las anteriores”. El objetivo final sería evitar una nueva judicialización de los concursos “sin que los usuarios parezcan importar demasiado”.

A este respecto, el grupo indica que ni para Globalia ni para los tribunales es admisible este sistema de puntuación, “mientras un solo punto se detraiga artificialmente de la competencia efectiva creemos que, aparte de perjudicar a los usuarios, se está vulnerando la legalidad y que los Tribunales no dudarán en declararlo así”. “Nosotros no encontramos ninguna respuesta satisfactoria y las que se nos ocurren no nos gustan nada, y nos tememos que lo mismo les ocurrirá a los Tribunales si nuestras sugerencias no son atendidas”, explica en el escrito dirigido a los responsables de transportes.

Asimismo valora los criterios de solvencia económica, técnica y profesional, e indica como alternativa que estos criterios se basen en el número de vehículos. Lo referente a los aspectos comerciales y de mejora del servicio no deberían ser objeto de valoración como un fin en sí mismo, sino por sus efectos sobre el servicio. Además, considera que la seguridad debería ser un requisito obligado en los pliegos, sin puntuación. Asimismo, considera que los 35 puntos para los criterios subjetivos deben reducirse a 20.

Por Mayte Rodríguez López