“España es el único país de Europa que no tiene una ley de financiación del transporte urbano”

jueves, 5 de junio de 2014

“Nuestro país ha soslayado establecer un modelo capaz de mantener el sistema de transporte urbano”, afirma Miguel Ruiz Montañez, presidente de ATUC. De hecho, las Autoridades públicas están instaladas en la idea de que el sector del transporte urbano no necesita ningún nuevo planteamiento para los próximos años. “El obsoleto modelo de financiación parece predestinado a perdurar”, nos traslada este experto en economía y transporte.

Así comienza un artículo de Miguel Ruiz Montañez, publicado en el diario Expansión. En el mismo comenta que España es el único país europeo que carece de una ley de financiación que mantenga el sistema de transporte urbano. Por el contrario, países vecinos como Francia, Alemania, Holanda, Reino Unido o Italia promulgaron leyes de financiación del transporte urbano hace decenios. En estos estados el debate actual es, precisamente, la reforma de dichas normativas, hecho que resalta aún más el vacío endémico en esta materia que tiene el estado español. Y curiosamente y a pesar de la crisis, dichos estados están aumentando sus partidas en los transportes urbanos y metropolitanos con el buen criterio de que el 80% del PIB de sus países se produce en los núcleos urbanos y es necesario desarrollar un modelo de movilidad que favorezca ese desarrollo.

Según comenta Miguel Ruiz, en los años 90 el gobierno español evitó establecer reglas claras para solucionar este asunto, y luego delegó competencias en las Comunidades Autónomas, que esquivaron el asunto, recayendo finalmente en los ayuntamientos, que con el fin de dar servicios a sus ciudadanos se han convertido en el soporte de los miles de autobuses y tranvías que circulan por España. Soporte, pagadores y deudores de los cientos de empresas que gestionan el transporte urbano de las ciudades españolas, sometidas muchos de ellas a graves problemas de financiación a causa de las limitaciones presupuestarias de sus ayuntamientos.

“Si queremos ser competitivos como país el transporte debe ocupar un lugar central”, afirma Miguel Ruiz. “Por eso en esta nueva etapa de salida real de la crisis bien merece la pena que nuestros dirigentes presten atención al modo en que se financian los transportes de este país”, concluye.

Por Mayte Rodríguez López