GMV ayuda a desmantelar una banda de ladrones de vehículos en Madrid

jueves, 31 de julio de 2014

Según datos del Ministerio del Interior, en España se produjeron alrededor de unos 150.000 robos de vehículos en 2013. La mayoría de los conductores desconocen que existen fórmulas para evitar estos robos. Si instalamos una solución de localización en los vehículos, pondremos más obstáculos a los ladrones.

Esto es lo que sucedió el pasado mes de noviembre con un vehículo robado en Madrid, el cual llevaba instalada la solución de localización y gestión de flotas Moviloc de GMV. Cuando el dueño del coche se percató del robo, acudió a la Policía para denunciarlo y les mostró la última posición del vehículo enviada a través de su aplicación de localización.

Moviloc, indica GMV, ofrece un amplio abanico de funcionalidades y servicios para que los usuarios tengan un control exhaustivo del trabajo llevado a cabo por cada uno de los conductores, como por ejemplo conocer los trayectos y kilómetros realizados o saber si se han cumplido las rutas en tiempo y forma. Toda la información se obtiene en tiempo real”, comenta Ramón Dávila, Jefe de Producto de Moviloc. “A través del informe de paradas que ofrece este servicio se pueden conocer las paradas que un vehículo ha realizado a lo largo de una jornada, el lugar y el tiempo que duró cada una de ellas. Todos estos datos le proporcionan una imagen de la operativa que ha tenido el vehículo en el día seleccionado”.

Tras la recepción de la correspondiente denuncia por parte de la víctima, se hacía cargo de la investigación el Equipo de Policía Judicial de Paracuellos del Jarama (Madrid), quién lograba localizar una nave industrial que era el punto de destino de los vehículos robados, los cuales tras ser desguazados eran trasladados a Polonia.

Durante los siete meses que ha durado esta investigación, se ha logrado identificar piezas correspondientes a 13 vehículos, todos ellos robados y detener a dos personas de nacionalidad polaca que actuaban desde esta nave, situada en el Polígono Camporroso de Alcalá de Henares.

Por Mayte Rodríguez López