X

BAIXBUS incorporará 30 autobuses de Castrosua para las distintas empresas del grupo

jueves, 4 de diciembre de 2014

El grupo catalán Baixbus va a incorporar a su flota 30 vehículos que prestarán servicio en líneas urbanas e interurbanas de las empresas del grupo: Mohn, Rosanbus y Oliveras.

De las 30 uniades adquiridas, la firma gallega Castrosua entregará cuatro vehículos del modelo City Versus a la empresa Oliveras. Los servicios de transporte de Oliveras se centran en los municipios de Sant Boi, Sant Joan Despí, Cornellà y Sant Feliu, dando también cobertura al aeropuerto del Prat. El modelo City Versus se dirige al transporte urbano, segmento en el que la carrocera gallega cuenta con una gran experiencia, avalada por su trayectoria histórica en este ámbito.

Otras once unidades de este modelo se destinarán a realizar servicios para la empresa Mohn y corresponden también al modelo City Versus. Mohn opera de día y de noche, mediante la red de Nitbus, en la franja costera del Baix Llobregat, conectando principalmente la zona sur-litoral de Castelldefels, Begues, Gavà y Viladecans con la ciudad de Barcelona.

Las restantes unidades, otras quince serán para Rosanbus, empresa que opera, por un lado, en Hospitalet de Llobregat, donde es responsable del servicio urbano de la ciudad y su movilidad hacia Barcelona, y por otro, en el municipio del Prat, donde también desarrolla su transporte interno, se han entregado 15 unidades de las cuales 11 cuentan con carrocería City Versus y 4 con carrocería CS 40 Magnus.

La CS40 Magnus es una carrocería especial desarrollada por Grupo Castrosua para vehículos de dimensiones más reducidas que operan en el ámbito urbano.

Todos los vehículos entregados a las empresas de Grupo Baixbus poseen una longitud de entre 10,5 y 12 metros. Las unidades cuentan con butacas modelo Multiurban de Fainsa; equipo de aire acondicionado de Hispacold; sistema antivaho; rampa telescópica desarrollada por Masats, rótulos de línea de BQB, sistema de puertas eléctricas y ventanas con maineles integrados.

Por Mayte Rodríguez López