X

1.784 conductores de transporte escolar denunciados por irregularidades administrativas en la última campaña de la DGT

jueves, 11 de diciembre de 2014

Un total de 5.379 vehículos dedicados al transporte escolar y de menores han sido controlados durante la campaña especial de vigilancia que la Dirección General de Tráfico ha realizado entre los días 24 y el 30 de noviembre para comprobar que los vehículos dedicados a este tipo de transporte cumplen la normativa establecida. De ellos, 2.376 fueron denunciados, en su mayoría por irregularidades administrativas. Un total de 1.784 fueron sancionados por no tener la autorización especial de transporte escolar. La segunda causa de denuncia fue no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, mientras que las denuncias derivadas del comportamiento del conductor al volante han sido casi inexistentes.

De los 5.379 vehículos dedicados a este tipo de transporte que fueron controlados, 2.376 fueron denunciados por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, principalmente por irregularidades administrativas. Hay que destacar que en esta campaña tan solo un conductor dio positivo en la prueba de alcoholemia y otro en drogas. En lo que se refiere a velocidad, tan solo 6 conductores fueron denunciados por circular a velocidades superiores a las establecidas.

Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han generado. Por ejemplo, no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar ha  supuesto la denuncia a 1.784 conductores o no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, como exige la ley, ha dado lugar a 363 denuncias.

Los agentes también han comprobado que 187 vehículos de transporte escolar presentaban deficiencias  en las puertas de servicio y emergencias, así como  en sus dispositivos de accionamiento.

Por último, en lo que se refiere al exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso, 51 conductores fueron denunciados por este motivo y otros 78 por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores, cuando así procedía.

La preocupación de la DGT para que el transporte de menores se realice de forma segura lleva a los agentes a realizar permanentemente controles en este tipo de vehículos.

Por Mayte Rodríguez López