X

TCC se desvincula de la gestión futura del transporte público de Oporto

Jueves, 3 de septiembre de 2015

Transports Ciutat Comtal (TCC), filial de Moventia y participada por TMB, se ha desvinculado de la gestión futura del transporte público de Oporto de mutuo acuerdo con Metro de Oporto y STCP, las dos entidades titulares de los servicios concesionados. Una desvinculación fruto de las circunstancias del proceso, según indica la compañía.

La desvinculación de la gestión futura del transporte público de Oporto, que había obtenido el pasado mes de abril, ha sido “fruto de circunstancias sobrevenidas durante el proceso administrativo de contratación”. Además, se ha producido sin coste para TCC y sus socios, según informa la propia compañía.

TCC fue adjudicataria para operar y mantener el metro y bus de Oporto los próximos diez años. El consorcio catalán presentó una oferta el 30 de diciembre de 2014 que se ajustaba a las necesidades de movilidad de los habitantes de la ciudad lusa y suponía, al mismo tiempo, un importante avance para la internacionalización de su actividad.

El contrato de subconcesión del metro de Oporto se firmó el día 23 de abril, depositando TCC el aval correspondiente, por importe de 18,3 millones de euros, quedando pendiente, por tanto, el visto bueno del Tribunal de Cuentas portugués para poder iniciar sus efectos. En cuanto al contrato de bus, se demoró debido a que para que pudiera celebrarse el contrato de subconcesión con la Sociedade de Transportes Colectivos do Porto (STCP), esta sociedad debía ostentar los títulos de concesión del servicio. En fecha 19 de junio, STCP comunicó a TCC que la entidad competente había añadido al régimen general del servicio público dichos títulos, iniciándose de este modo los plazos para la constitución de la sociedad subconcesionaria en Portugal y la correspondiente prestación de la fianza.

Mientras TCC realizaba los trámites relativos a la subconcesión de bus, el pasado 20 de julio el Metro de Oporto pidió al Tribunal de Cuentas portugués retirar el proceso de fiscalización del contrato que había firmado con TCC el 23 de abril, por considerar que la celebración de los dos contratos de subconcesión, de bus y metro, se encuentran interligados, y de esta manera se aseguraba de que los efectos del contrato de metro no se iniciaran antes que la celebración del contrato con la sociedad STCP, para de esta manera salvaguardar el interés público, según la opinión de las entidades adjudicantes.

En cuanto a la prestación de la fianza de bus, TCC no llegó a depositarla, por la necesidad de la entidad financiera de disponer de más tiempo para rectificar la anterior aprobación del aval, y para valorar el riesgo del impacto negativo que suponían la alteración de circunstancias relevantes sobrevenidas desde la presentación de la oferta, entre ellas las previsiones de oferta y demanda, el nuevo marco regulatorio de la actividad del transporte de viajeros por carretera publicado el 9 de junio y el retraso de casi un año para empezar la prestación del servicio.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, y dada la intención de Metro de Porto y de STCP de promover un nuevo procedimiento para la atribución de las subconcesiones del bus y metro de Oporto, TCC acordó con dichas entidades adjudicantes la rescisión de las relaciones contractuales derivadas de la adjudicación de las subconcesiones.

Por Mayte Rodríguez López