X

Barcelona quiere que los ciudadanos reflexionen sobre los costes de los distintos modos de transporte

Jueves, 15 de octubre de 2015

Con el lema europeo “Elige. Cambia. Combina”, del 11 al 18 de octubre Barcelona celebra una nueva edición de la Semana de la Movilidad Sostenible, que tiene por objeto hacer reflexionar a la ciudadanía sobre la necesidad de cambiar la manera de desplazarse para mejorar la calidad del aire, reducir la contaminación acústica o ayudar a prevenir los accidentes.

La Semana de la Movilidad Sostenible y Segura apuesta por fomentar el uso del transporte público colectivo para ir al trabajo, caminar o moverse en bicicleta en vez de utilizar el vehículo privado. Este año el Gobierno municipal quiere dar un nuevo impulso a esta iniciativa. Por ello la Concejalía de Movilidad, junto con varias entidades y asociaciones vinculadas a la movilidad, ha programado una serie de actividades para concienciar y sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de un cambio de modelo.

Con el fin de potenciar la movilidad sostenible, se recuperará el Día Sin Coches, que tendrá lugar el próximo 17 de octubre, durante el cual se habilitarán unos espacios temporalmente cerrados al tráfico en los distritos de la ciudad. En total habrá 10 cortes de tráfico en los 10 distritos, que tendrán lugar de las 10.00 a las 20.00 horas.

En estos ámbitos está previsto desarrollar diferentes tipos de actividades que contribuirán a la concienciación ciudadana y a la promoción de nuevos modelos de transporte más sostenibles, así como a la dinamización de los nuevos usos que tendrán estos espacios públicos ganados en favor del ciudadano.

También se cortará la avenida Diagonal. Se cortará el tronco central de esta vía y se dejarán los laterales para el paso del transporte público y los vecinos. En este punto se potenciarán las actividades divulgativas con el fin de dar a conocer los objetivos que persigue el Plan de Movilidad 2013-2018.

El lunes 19 de octubre tendrá lugar la Carrera de Transportes Urbana, que permite realizar una comparativa cívica de los costes, los impactos ambientales y el tiempo de viaje del transporte público colectivo y del coche. Los participantes eligen el medio con el que quieren desplazarse —a pie, en bici, con vehículo de motor (coche o moto) o en transporte público— y realizan el recorrido por la Diagonal o por otras rutas prefijadas.

Al final del trayecto los organizadores calculan el tiempo invertido por cada participante y determinan los costes económicos, la energía consumida y las emisiones.

Por Mayte Rodríguez López