X

Los conductores de AISA formados en conducción en situaciones extremas

jueves, 24 de diciembre de 2015

Por tercer año consecutivo la empresa de autocares, AISA, apuesta por la profesionalización del transporte de viajeros realizando la tercera edición de los cursos de formación en situaciones extremas. Una formación única en el sector y que es impartida por técnicos especiales en conducción del centro de formación MAN Profi-Drive. Los cursos cuentan con el patrocinio de MAN Truck & Bus, Continental Tires y Repsol Lubricantes.

Entre el 14 y el 18 de diciembre un total de 40 conductores de AISA recibieron formación en situaciones de emergencia. Con estos nuevos cursos, la compañía habrá formado ya al 80% de sus conductores de líneas interurbanas, en conducción en situaciones de emergencia o extremas.

A la presentación de los cursos acudieron responsables de las empresas patrocinadoras, MAN Truck & Bus, Continental Tires y Repsol Lubricantes, además de directivos de AISA, En esta ocasión, asistieron también clientes en representación de centros y organismos escolares a los que la compañía presta servicios de transporte.

Tras valorar personalmente la formación práctica recibida en estos cursos, que enseñan, entre otras cosas, a frenar en pista mojada o esquivar obstáculos, los participantes coincidieron al considerar imprescindible que los conductores profesionales de autocar reciban este tipo de enseñanza, más allá de la formación teórica recibida en el CAP y de las prácticas habituales de las autoescuelas. Una cuestión de seguridad que, a empresa, fabricantes y ciudadanos les pareció lógica, teniendo en cuenta la alta siniestralidad que producen los accidentes de tráfico.

Pero además, AISA, al igual que la gran parte de empresas de transporte de viajeros, realiza fuertes inversiones en material, con la compra de vehículos cada vez más modernos, con nuevos sistemas de seguridad y tecnologías. Como nos indica Pedro Amaro, responsable de Tráfico de AISA, “todos estos sistemas no son lo suficientemente efectivos si los conductores no reciben la formación necesaria para hacer un correcto uso de ellos”.

En esta línea, David López, responsable de flota de la empresa AISA, aludía a la formación a medida. “Se realizan los cursos de conducción sobre los mismos vehículos que conducen nuestros conductores. Intervienen los formadores de la marca y los formadores internos de la empresa y siempre dentro de un entorno seguro”. Y añadía, “los nuevos vehículos que se incorporan a la flota (ahora vehículos de GNC), y las nuevas tecnologías de mejora que incorporan los vehículos: EBA (frenada de emergencia) LGS (alerta al cambio de carril) y ACC (control de crucero adaptativo), han sido probados por nuestros formadores junto con los instructores de la marca”.

Además, es la primera vez que se imparten cursos de conducción extrema con vehículos de GNC. “No podemos apostar con tecnologías mejoradas medioambientalmente y no enseñar a nuestros conductores cómo se compartan en ruta, que diferencias aporta su reparto de peso en la conducción y cuáles son sus peculiaridades… Y por qué no, llevarles al límite para ver cómo responden”, afirmaba López.

La profesionalización de la actividad de conductor de autobús es uno de los objetivos de AISA y forma parte además de su Plan de Seguridad, así como otros muchos cursos sobre seguridad vial, uso de nuevas tecnologías, conducción eficiente…

Los cursos teórico-prácticos se realizan en las instalaciones del RACC en la localidad madrileña de Moraleja de Enmedio. Las pistas cuentan con un circuito cerrado con una pendiente del 11% que simula un pavimento de hielo gracias a unos pequeños canales por los que circula agua constantemente. Entre otras cosas, los conductores aprenden a frenar esquivando objetos en esas condiciones, en las que parece imposible poder controlar un autocar con una masa en vacío de más de 14 Tm.

Por Mayte Rodríguez López