X

FEDEA propone que se analice la posibilidad de liberalizar los servicios interurbanos en autobús

jueves, 21 de enero de 2016

En un informe reciente, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) propone analizar la posibilidad de liberalizar los servicios interurbanos de transporte por autobús, lo que implicaría la libre entrada de nuevos operadores en aquellas rutas con demanda suficiente y la subvención directa a las deficitarias consideradas de interés social.

El documento titulado “COMPETENCIA EN EL TRANSPORTE INTERURBANO DE VIAJEROS POR CARRETERA Análisis económico de los procesos de licitación y su influencia sobre las tarifas”, advierte además que el sistema de concesiones puede no ser sostenible en un entorno de competencia intermodal, donde el desarrollo de la aviación de bajo coste, la política de precios de Renfe o incluso la creciente facilidad para compartir automóvil (como por ejemplo BlaBlaCar) inciden sobre la rentabilidad del autobús.

Asimismo, y tras analizar una muestra de 164 rutas interprovinciales durante el verano de 2015 para cuantificar el impacto del marco regulatorio sobre la tarifa que paga el usuario, el informe señala que se observan diferencias de hasta un 34 % en el precio por kilómetro entre servicios comparables que han sido objeto de concesión bajo distintas normativas. El informe señala que los más económicos son aquellos que fueron otorgados en concursos competitivos tras la aprobación de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) -incluso si han sido renovados posteriormente. En cuanto a los más caros se trata de los servicios de responsabilidad autonómica, los cuales en numerosos casos han sido objeto de prórroga discrecional, tras la finalización de la vigencia de la concesión.

El estudio señala que el transporte en autobús para recorridos de larga distancia (trayectos de más de 300 kilómetros de longitud) ha "visto caer su demanda" desde que en 2013 Renfe puso en marcha su nueva política comercial de precios y descuentos para los billetes de AVE y comenzaron a ponerse en servicio nuevas líneas de Alta Velocidad. Señala que, además de dificultar la competencia con otros modos, el sistema de concesión de líneas de autobús presenta "falta de incentivos a la competencia" en el propio sector.

Entre los factores que inciden en esta falta de competencia alude al hecho de que la compañía que opera una línea consiga mantenerla a pesar de que, tras la conclusión del plazo de explotación, se saque a concurso público. También menciona la obligación de subrogar a los trabajadores de una línea de autobús en caso de que cambie de compañía que la explota y el hecho de que las empresas tengan que pagar un canon anual a la Administración por las líneas que explotan.

Según los datos del estudio de Fedea, el autobús transporta más de 600 millones de viajeros al año en España, con lo que gestiona el 52% del total del tráfico interurbano en el país, un porcentaje superior a la media de otros países de la UE. Los mayores de 50 años y los jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, así como las familias con menores renta constituyen el grueso de los usuarios de este modo de transporte.

El informe también destaca la concentración registrada en los últimos años entre las empresas del sector, de forma que, según indica, en la actualidad ocho grupos empresariales gestionan el 88% de la demanda de viajeros de los servicios estatales, los dependientes del Ministerio de Fomento.

En concreto, Alsa gestiona 23 líneas estatales en concesión, que suponen el 34,5% del total de plazas del sector, por delante de Samar (nueve líneas y el 15,4%) y Avanza (diez líneas y un 11,8%).

Por Mayte Rodríguez López