X

Una opinión sobre el turismo low cost en autocar que no les dejará indiferentes

jueves, 28 de enero de 2016

¿Cómo se puede subir el precio de un servicio? ¿Quién es el responsable de las bajas tarifas de los servicios turísticos en autocar: el empresario de transportes, la agencia de viajes…? Preguntamos eso a Rafael Jiménez Dordado, dueño de la empresa Autocares Jiménez Dorado, durante su participación en FITUR, y esto es lo que nos cuenta.

“Partimos de que España está entre los cinco primeros países receptores de turistas del mundo, con destinos turísticos tan importantes como Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Baleares, Canarias y un largo etcétera. La pregunta que nos hacemos es “¿por qué otros países tales como Francia, Inglaterra o USA, tienen otras tarifas muy diferentes y mucho más elevadas para el transporte de viajeros?

Cuando se trata de hallar culpables, estamos acostumbrados en echarle la culpa a los demás, en este caso que nos ocupa, muy probablemente a las Agencias de Viaje. Pero es curioso que estas mismas agencias de viaje pagan por los servicios de autocar unos precios muy diferentes en estos países que antes citaba y los turistas siguen usando los servicios de transporte. No creo que vayan andando desde el aeropuerto a los hoteles… ¿Alguien se imagina, por ejemplo en un congreso médico que la agencia de viajes contrate 30 vehículos tipo taxi a la salida de su cena de gala?, ¿o es mejor dos autocares? En este, y en casi ningún caso, el usuario se plantea esta disyuntiva.

Nuestros problemas son muchos, entre otros, estos:

1.- Exceso de oferta.

2.- Empresas que ingresan cantidades ingentes de dinero por acuerdos con la Administración (Líneas regulares, Consorcios de Transportes, etc..) y luego juegan a divertirse haciendo servicios discrecionales, por si acaso su monopolio termina, aunque por suerte para ellos, algo que no conoceremos mi generación posiblemente.

3.- Diferentes convenios colectivos por CCAA e incluso por provincias, que hacen competir de diferente forma a las empresas donde estos son más bajos.

Y, ¿Cómo solucionamos este problema?

1.- La única alternativa a este problema es el diálogo entre nosotros y concienciarnos las empresas de la necesidad de unas tarifas que permitan equilibrar los costes, a base de cursos, coloquios, reuniones, etc., donde veamos claramente estos costes.

2.- La subrogación del personal es otro asunto que dignifica la profesión del conductor y frena el cambio de explotación en un servicio regular de uso especial o en un turístico de entidad, que conseguiría un precio al menos nunca por debajo de costes – dumping, acaso esto no lo han hecho los operadores regulares?

3.- Si nuestra empresa es rentable con 20 vehículos, ¿necesitamos 25 o realmente es mejor tener la empresa más ajustada a la demanda?

Muchos al leer estas líneas diréis que me he vuelto loco... Que no puedo dar consejos a nadie... Y no los estoy dando. ¿Qué por qué inicié una guerra de tarifas?... Esto, en otro artículo”.

Por Mayte Rodríguez López