X

Los diferentes convenios laborales causan estragos en el transporte de viajeros

jueves, 4 de febrero de 2016

Los empresarios de provincias como Madrid o Barcelona se quejan cada vez más de la competencia de empresas de otras provincias que operan en sus ciudades pagando a sus conductores según sus convenios de origen. Las diferencias en el salario de un conductor de autocar contempladas según los distintos convenios provinciales pueden alcanzar los 1000 euros o más.

La competencia deriva del hecho de que las empresas de otras provincias pueden ofertar sus autocares mucho más baratos que las empresas de la misma. Las empresas oriundas de provincias con convenios más elevados como el caso de Madrid y Barcelona, compiten para no perder nicho de mercado y acaban trabajando por debajo de costes o recurriendo incluso a prácticas fraudulentas. De hecho, nos encontramos con dos tipos de empresas: las menos, que cumplen con los convenios y la legislación del sector y que se encuentran en peligro de continuidad; y una gran mayoría que llevan tiempo realizando prácticas como las del pluriempleo, o pagando salarios y dietas muy por debajo de lo estipulado en su convenio.

Algunos empresarios del transporte madrileño, con los que ha hablado Carril Bus, reconocen que esta situación les está generando pérdidas en sus negocios y que no pueden continuar así. La solución que se plantean es pedir a la Administración que exija a las empresas de otras provincias que cumplan los convenios de la provincia en la que presten servicios. “Si persiste esta situación solo tenemos dos opciones, o cerrar nuestras empresas o hacer lo mismo que hacen muchos, pagar a nuestros conductores por debajo de lo establecido, que trabajen más horas, suprimir las dietas… En fin, perjudicar a nuestros trabajadores”, afirma un directivo de una empresa madrileña.

Según nos indica el SLT (Sindicato Libre de Transporte), en España existen 52 convenios provinciales, convenios adaptados a las peculiaridades y nivel de vida de cada provincia, de modo que nos encontramos con salarios muy bajos en el caso de provincias como Lugo y Murcia, y otros muy altos como San Sebastián, Madrid o Bilbao. Y por supuesto, diferencias en el salario de un conductor de autocar que unidas a las diferencias de dietas pueden superar los 1000 euros como hemos podido comprobar teniendo acceso a distintos convenios.

Desde AETRAM, la asociación de transportistas discrecionales de Madrid, también se están tomando medidas para combatir esta competencia desleal, más conocida como dumping social. Medidas como jornadas informativas y escritos a las autoridades solicitando una solución que evite llevar a la quiebra a muchas empresas madrileñas.

Es por este motivo que SLT y AETRAM se reunieron esta semana con el Consejero y Viceconsejero de Transportes de Madrid, Pedro Rollan y Jesús Valverde, para atajar el problema. Fruto de ello se acordó fijar un nuevo encuentro donde participe la Inspección de Trabajo y la Inspección de Hacienda, para que, en coordinación con Transportes, lanzar una campaña y tomar medidas contundentes contra el fraude laboral y fiscal.

“Desde SLT somos optimistas y haremos todo lo posible por atajar este problema pues son muchos los trabajadores que dependen del transporte y no vamos a permitir que estas prácticas abusivas destrocen todo un sector. Estamos seguros que la Administración estará a la altura de las circunstancias y nos ayudará a limpiar el sector de empresas incumplidoras de sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social”, afirma José María Cazallas, secretario de Organización de SLT.

Por Mayte Rodríguez López