X

Ganvam cree que las nuevas fórmulas de movilidad contribuirán a generar un mercado de más de dos millones de usados en 2020

jueves, 26 de mayo de 2016

El concepto clásico de coche en propiedad dará paso a un nuevo esquema donde el objetivo será cubrir de forma eficaz y racional las necesidades de movilidad. La popularización de fórmulas como el renting a particulares o la conducción compartida, donde los vehículos tienen una alta tasa de renovación, permitirá mejorar la calidad del mercado de ocasión.

Así en 2020 las ventas de VO superen los dos millones de unidades, según estimaciones de Ganvam difundidas con motivo de la nueva edición del Salón del VO, que tendrá lugar en Ifema del 27 de mayo al 5 de junio.

La patronal de vendedores -que disparó hoy una instantánea del pasado, presente y futuro del mercado de usados- puso de manifiesto cómo en el año 2020 el mercado de VO estará polarizado entre modelos jóvenes y de más de diez años. Por un lado, comenzarán a engrosar la oferta de segunda mano los vehículos procedentes de estas nuevas fórmulas de movilidad como el carsharing y, por otro, viviremos la “resaca de la fiesta de cumpleaños” celebrada hace cuestión de diez años cuando las matriculaciones alcanzaban cifras récord.

De esta forma, esta tendencia a la movilidad en lugar de a la propiedad marcará en el 2020 un punto de inflexión que generará un nuevo mercado de usados, donde el protagonismo de los particulares –que ahora concentran casi seis de cada diez operaciones- irá en descenso. Si bien en los años de crisis, la segunda mano era la solución forzosa para quien carecía de financiación y se veía obligado a recurrir a una oferta antigua y de alto kilometraje que prácticamente podía pagar al contado, en un futuro relativamente inmediato el comprador de VO será mucho más demandante, por lo que será el canal profesional quien satisfaga sus exigencias.

Según Ganvam, este futuro cambio de perfil en el comprador de VO se debe en gran medida a un uso más racional del vehículo, convirtiéndolo en un eslabón imprescindible dentro de una cadena de movilidad intermodal, donde el vehículo privado convivirá en armonía con otros modos de desplazamiento como el vehículo compartido, el alquiler por minutos, la bicicleta o la red de transporte público que será más amplia y tupida.

Sin embargo, este escenario sólo será alcanzable si se acompaña de una serie de medidas que el nuevo Gobierno que salga de las urnas el próximo 26-J deberá impulsar para revitalizar desde dentro el VO. Así, con el objetivo de favorecer el cambio de coche con mayor frecuencia entre los particulares es preciso impulsar el renting en este segmento con desgravaciones fiscales para los usuarios en sus declaraciones del IRPF.

Por Mayte Rodríguez López