X

Aprobadas las condiciones para la licitación de los urbanos de Toledo

viernes, 25 de junio de 2016

El Ayuntamiento de Toledo aprobó recientemente el pliego de condiciones al que se tendrán que atener las empresas que opten al nuevo contrato de los autobuses urbanos de la ciudad, que tendrá una duración de diez años.

Según los cálculos del Consistorio, el servicio de autobuses costará 8.666.000 euros anuales, de los cuales el Ayuntamiento aportará una subvención de 5.305.000 euros.

Desde ahora y hasta el 28 de julio, las empresas que lo deseen pueden presentar una oferta para quedarse con el servicio de los autobuses de Toledo, que en la actualidad presta la empresa Unauto. Acabado el plazo, el Ayuntamiento estudiará durante cuatro meses todas las propuestas y adjudicará el servicio para que al inicio de 2017 ya esté operando la nueva concesionaria.

Las ofertas se puntuarán de cero a cien. La propuesta económica se premiará con un máximo de 75 puntos, mientras que la propuesta técnica tendrá un valor de hasta 25 puntos.

Al ser un contrato tan largo, de diez años, el pliego establece que las modificaciones en el servicio podrán ser de hasta el 40 por ciento. Una de ellas, por ejemplo, es que si el servicio tiene más viajeros, el Consistorio aportará menos subvención, con lo que esos beneficios añadidos se repartirían al 50 por ciento entre el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria.

Por otro lado, en el primer año de contrato, la concesionaria está obligada a hacer un Plan de Transportes que tenga en cuenta la opinión de los ciudadanos. Así, dentro de este plan, se podrá rediseñar el recorrido de algunas líneas o, como quiere el Ayuntamiento, reducir el número de autobuses que empiezan/acaban su recorrido en la plaza de Zocodover.

Además, las mejoras tecnológicas que introduce el nuevo contrato son: los autobuses tendrán puertos para la recarga del teléfono móvil, habrá plataformas elevadoras que facilitarán la subida de los discapacitados a los vehículos, se avisará sonoramente de las siguientes paradas y se instalarán dos expendedores automáticos de billetes (en la estación de autobuses y en la de tren). Además, al final del nuevo contrato, todos los vehículos actuales de gasolina o diésel tendrán que haber sido sustituidos por otros que contaminen menos.

Por Mayte Rodríguez López