X

El plan de choque contra el intrusismo en Baleares en marcha

viernes, 16 de septiembre de 2016

El plan de choque contra el intrusismo en materia de transporte impulsado por el Govern y el Consell d´Eivissa se ha saldado con 650 vehículos inspeccionados, 61 expedientes abiertos, 32 vehículos inmovilizados y sanciones por valor de 255.261 euros. El plan era anunciado por el coseller balear de Mobilitat, Marc Pons, en el congreso que Carril Bus celebró conjuntamente con la FEBT.

Marc Pons, aseguró en rueda de prensa que las sanciones se han debido a infracciones por realizar la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor sin disponer del título habilitante.

Esta campaña especial la han llevado a cabo ocho inspectores desplazados desde Mallorca, junto a los dos de Ibiza, con la colaboración de la Guardia Civil y los agentes de las policías locales de cada municipio.

El mayor número de infracciones detectadas se cometieron al darse un servicio de transporte discrecional sin disponer de la autorización necesaria.

Marc Pons destacó que se trata de la primera vez desde 1998 que el Govern envía inspectores de transportes a Ibiza para colaborar en la lucha contra el intrusismo, y señaló que los resultados alcanzados son «mejores que los de años anteriores».

El conseller balear, que anunció que este plan de choque volverá a repetirse la próxima temporada, propuso como posible solución al intrusismo, «ampliar la temporada o incrementar la oferta de licencias temporales –del servicio del taxi– para que haya una oferta que se ajuste a la demanda».

En este sentido, la consellera de Territori i Mobilitat, Pepa Marí, aseguró que este verano «ha habido 97 taxis más en las carreteras de la isla». Por otra parte, Marí reconoció que los taxistas ilegales «se están especializando» en captar potenciales clientes por otras vías «como las páginas webs o las redes sociales». También admitió la dificultad para detectar ´piratas´ fuera del aeropuerto: «En otras zonas donde montas un dispositivo enganchas al primero o al segundo, pero corren la voz y ya no pasan más».

Por Mayte Rodríguez López