X

La liberalización de RENFE podría llegar en 2019

viernes, 23 de septiembre de 2016

El retraso en la tramitación y especialmente la situación política que está viviendo el país ha paralizdo totalmente el proceso de liberalización que el gobierno tenía previsto para el corredor de AVE del Levante español. Es posible que este proceso no se retome hasta el 2019, fecha tope fijada por la Unión Europea para que entren operadores privados.

A la falta de gobierno, hay que sumar las difíciles condiciones impuestas a los aspirantes, como el alto canon de uso de infraestructuras que debían pagar los aspirante a operar el servicio, a ADIF. La intención del Ministerio de Fomento era la liberalización gradual y progresiva del ferrocarril en una primera fase de siete años con un sólo operador privado, que competiría con Renfe sólo en las líneas AVE y convencionales que componen el Corredor a Levante (Alicante-Madrid y Valencia-Madrid).

Entre las empresas privadas que se interesaron en entrar en el transporte de viajeros en tren y que ya cuentan con licencia de operador ferroviario figuraban las constructoras ACS, Acciona, Ferrovial y Comsa, además de numerosas compañías de transporte en autobús Alsa, Interbús, Avanza, Aisa, Globalia... Estas debían contar con licencia ferroviaria y certificado de seguridad, pero no estaban obligadas a tener dispuestos todos los medios materiales (trenes) y personales en el momento de concurrir al concurso, sino que bastaba con el compromiso de obtenerlos en caso de adjudicación.

En total, Renfe oferta 22 servicios diarios entre Alicante y Madrid con puntas diarias de hasta 7.000 pasajeros que cubre duplicando la capacidad de los trenes porque en la compañía estatal no se han planteado ampliar frecuencias ni los fines de semana, ya que, además, siguen solos al haber fracasado la privatización parcial del corredor. En estos momentos, Renfe mueve de punto a punto dos millones de pasajeros al año entre Alicante y Madrid.

Por Mayte Rodríguez López