X

Blablacar denuncia a España en Bruselas por las sanciones a sus usuarios a usuarios y empresa en Madrid

jueves, 24 de noviembre de 2016

La empresa francesa denuncia a España por el conflicto generado en Madrid tras las sanciones impuestas por la Consejería de Transportes. Es el único caso que la compañía ha vivido en todo el mundo.

El proceso arranca en noviembre de 2015. La Policía Municipal de Madrid inspecciona a 13 usuarios de BlaBlaCar en Atocha. Tras varios requerimientos de información y vaivenes, la Consejería de Transportes impone una sanción de 4.000 euros a cada uno de ellos y de 8.800 euros a la empresa. Esta última tiene un origen: tres expedientes sancionadores (dos por facturar servicios a estos usuarios y otro por ofertarlos sin tener autorización administrativa”.

La razón de esta denunciada la ha comentado este martes pasado el responsable de Blablacar en España: “Las sanciones que se han producido son contrarias a la norma europea; es un precedente que sitúa a España en una excepción difícil de comprender en Europa y que puede generar un efecto contagio”.

BlaBlaCar considera vulnerado su derecho a la libre prestación de servicios y su libertad de establecimiento dentro del territorio de la Unión Europea, y solicita a la Comisión que adopte las medidas oportunas para evitar que la Comunidad de Madrid continúe con estas prácticas.

No encontramos además con el antecedente de Uber que decidió presentar una demanda en la Comisión. La razón: la suspensión cautelar de su servicio entre particulares UberPop en diciembre de 2014, precisamente por el mismo juez que debe ´sentenciar´ el caso de Blablacar. Tres meses después la compañía emprendió acciones legales en Bruselas. Este caso no ha sido resuelto definitivamente, ni se ha producido un pronunciamiento ni dictamen definitivo veinte meses después.

El negocio real de Blablacar en España se desconoce. La filial con la que opera en el país, Comuto Iberia SL, hace las veces de compañía de marketing y de ventas, como ocurre en la mayor parte de las empresas tecnológicas. Ésta registró una facturación de 900.000 euros en 2015.

Por Mayte Rodríguez López