X

Jiménez Dorado Autocares gana la batalla judicial al Ayuntamiento y consigue que sus autocares turísticos circulen por la Gran Vía de Madrid

viernes, 15 de diciembre de 2016

Ante el decretazo del ayuntamiento madrileño de prohibir la circulación de vehículos por la Gran Vía, la empresa JIMENEZ DORADO AUTOCARES, (RJ AUTOCARES SL), demandó al Ayuntamiento de Madrid por la discriminación y arbitrariedad del mismo, solicitando el pasado 5 de diciembre su suspensión. El Decreto aprobado del pasado 24 de noviembre, prohíbe la circulación por la Gran Vía entre el 2 de diciembre y el 8 de enero, a excepción de los autobuses turísticos del Madrid City Tour, que son concesión del propio Ayuntamiento.

Jiménez Dorado Autocares alegó que el Decreto vulnera la legalidad en materia de competencia, alterando el mercado de transporte de viajeros en su modalidad “turístico”, según se recoge en el artículo 130 de la LOTT. Jiménez Dorado Autocares solicitó la suspensión de las prohibiciones en atención a los perjuicios que se le estaban causando. Prohibiciones que además son “discriminatorias y arbitrarias”, pues se excluye de ellas los 40 vehículos que realizan el servicio turístico Madrid City Tour.

Jiménez Dorado Autocares cuenta con tres autocares para la realización del servicio Navibus®, con los que recorren las calles emblemáticas de Madrid, como la Gran Vía, mostrando a los viajeros y turistas la decoración navideña. Dispone también de autobuses turísticos descapotables.

El juzgado de lo contencioso administrativo nº 7 de Madrid ha acordado la medida cautelar “provisionalísima y urgente” … “consistente en suspender con carácter parcial, la ejecutividad del Decreto del pasado 24 de noviembre… “, debiendo permitirse su circulación por la Gran Vía y zonas incluidas en el citado Decreto, a los autobuses de Jiménez Dorado Autocares, RJ AUTOCARES SL

La empresa quiere expresar a través de este comunicado, su más sincero agradecimiento por todo el apoyo recibido, además de animar a todo el sector y afectados a defender los intereses del transporte público discrecional y turístico.

Por Mayte Rodríguez López