X

LA GENERALITAT, EL AMB Y EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA CONGELAN, POR TERCER AÑO CONSECUTIVO, LAS TARIFAS DEL TRANSPORTE PÚBLICO DEL AÑO 2017

viernes, 15 de diciembre de 2016

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el consejero de Territorio y Sostenibilidad y presidente del ATM, Josep Rull, la alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, Ada Colau, y el vicepresidente de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y alcalde de Sant Joan Despí, Antoni Poveda, se encontraron el pasado 12 de diciembre, en la reunión de trabajo de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) para hablar sobre la financiación del transporte público y las tarifas del 2017.

Según los acuerdos de la sesión de trabajo, que ha tenido lugar en el Palau de la Generalitat, las tres administraciones –Generalitat de Catalunya, Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y Ayuntamiento de Barcelona– propondrán, por tercer año consecutivo, la congelación de las tarifas del transporte público de cara al año próximo.

Durante el encuentro se ha acordado también varias cuestiones básicas para la movilidad obligada. Una de ellas hace referencia a la T-12, que se alarga un año más (actualmente es hasta los 15 años) y pasa a convertirse en la T-16. Con esta ampliación, el título para niños y jóvenes cubrirá la gratuidad del transporte público durante toda la escolaridad obligatoria, hasta los 16 años.

También se prevé la creación de un título ambiental integrado, la T-Episodio Ambiental, para utilizar los días con episodios de contaminación atmosférica. Este nuevo título, de carácter individual, incluirá dos viajes (ida/vuelta) y tendrá un coste de 1,80 €.

Finalmente, entre las propuestas y compromisos acordados por las tres administraciones, también se ha previsto la mejora de la accesibilidad del abono bonificado para parados, el título para las personas en situación de paro que cobran prestaciones por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI). Este título tendrá el coste de una T-10 y funcionará y dará el mismo servicio que la T-Mes.

Estas medidas supondrán un déficit de 20 millones de euros en la financiación del sistema que no repercutirá en el ciudadano. Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona y AMB han acordado asumir la mitad de este déficit previsto para el año próximo (51%, 25% y 24%, respectivamente). El otro 50% quedaría cubierto si el Estado acepta el incremento de 10 millones que le reclaman las tres administraciones catalanas.

Por Mayte Rodríguez López