X

Madrid estudia la posibilidad de instalar jardines en el techo de los autobuses y sobre las marquesinas

viernes, 23 de diciembre de 2016

Desde que llegó a la Alcaldía en junio de 2015, el Gobierno de Manuela Carmena ha dejado claro su deseo de ampliar las zonas verdes de la capital. Algunos edificios municipales –centros de mayores y bibliotecas– estrenarán próximamente cubiertas verdes en sus azoteas y fachadas. Y ahora llega una nueva vuelta de tuerca al concepto de ciudad verde: instalar jardines sobre el techo de los autobuses y sobre las marquesinas.

Se trata, de momento, de un proyecto que el consistorio se ha comprometido, sin embargo, a estudiar y a concretar si los estudios técnicos avalan su viabilidad. Bajo el nombre «Muévete en verde», esta idea es una de las seis que el consistorio ha seleccionado como parte de un proyecto que busca incorporar a la acción de gobierno propuestas realizadas por algunos de los 26.000 funcionarios municipales.

Según José Antonio Antona, uno de los empleados públicos que han dado forma al proyecto de habilitar estos pequeños jardines en el techo de los autobuses, lo que proponen no es más que «ampliar las zonas verdes, pero no sólo eso, ponerlas cerca de los ciudadanos», fomentar «el verde de proximidad, el que se pueden encontrar los ciudadanos cuando viajen». Con ello, se logrará además «mejorar la calidad de aire, amortiguar el ruido y reducir el efecto isla de calor» según Antona, que ha trabajado en esta idea con Mercedes Rodríguez, Mar Barberá, María José Hernán y Miguel Peidró, también funcionarios del consistorio.

La experiencia piloto del proyecto, según sus impulsores, podría llevarse a cabo en las líneas 27 y 34 de la EMT. De esta forma, podrían convertirse en emblemas de la ciudad y atractivos turísticos. Contarían con un sistema de cubiertas para evitar filtraciones y su coste rondaría los 2.500 euros por unidad, cantidad que podría reducirse si al llevarse a cabo se buscan patrocinadores privados. Nueva York ya ha desarrollado iniciativas similares y, en España, también lo han hecho Gerona y Córdoba.

Por Mayte Rodríguez López