X

Los derechos de los pasajeros se respetan en el transporte europeo

viernes, 21 de abril de 2017

Los retrasos, el equipaje o la accesibilidad son algunos de los problemas más habituales con los que nos podemos encontrar a la hora de viajar. Sin embargo, por lo general los usuarios están bastante protegidos. Así concluye un informe realizado por CheckMyBus, que ha analizdo los derechos de los pasajeros de autobús, tren y avión.

El buscador internacional de autobuses, CheckMyBus, muestra en tiempo real horarios y precios de autobuses en más de 60 países. Con más de 600 compañías y millones de salidas semanales, CheckMyBus ofrece a los usuarios acceso a la mayor red mundial de autobuses online.

Una de las principales diferencias entre los tres medios de transporte estudiados es la forma de proceder en caso de retraso o cancelación. Mientras que en el transporte ferroviario no se hace ninguna distinción según la longitud del trayecto, las indemnizaciones en el transporte por autobús o el aéreo dependen directamente de ello. El caso más estricto es, sin duda, el de los autobuses donde solo se tendrán en cuenta los viajes de más de 250 km.

En cuanto al equipaje, no es el transporte ferroviario si no el aéreo el que consigue alcanzar el primer puesto del podio. El porqué es sencillo. En el transporte ferroviario por lo general cada uno viaja con su equipaje y por lo tanto es responsable de él durante el viaje y en los autobuses, pese a que el equipaje viaja en el maletero, es el usuario el que tiene que estar pendiente y velar por sus pertenencias.

En todos los medios de transporte estudiados prima el derecho de la no discriminación. Sin embargo, y aunque las personas con movilidad reducida tengan el derecho de viajar en todos ellos como cualquier otro usuario, las condiciones del viaje no son siempre las más idóneas. Una vez más, el transporte ferroviario se pone en cabeza, ya que todos los trenes ofrecen de 1 a 4 plazas para pasajeros en silla de ruedas. Mientras que los autobuses presentan un buen ritmo de mejora en este aspecto, el transporte aéreo sigue siendo el más problemático.

Por Mayte Rodríguez López