Las mujeres copan uno de cada cuatro puestos de maquinistas de metro y el 10% de los de conductores de autobús

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, la patronal del transporte público ATUC revela que las mujeres copan uno de cada cuatro puestos de maquinistas de metro y tranvías y el 10% de los de conductores de autobuses. En total, actualmente en España más de 5.000 mujeres desempeñan estos trabajos vinculados a la movilidad sostenible.

El transporte público está comprometido con la igualdad de género en el sector, donde por otra parte la brecha salarial resulta prácticamente inexistente como consecuencia de los convenios que fijan los umbrales de sueldo y que sirven para luchar contra la discriminación de la mujer.

En cualquier caso, el transporte público pide a todas las empresas que integran el sector a elaborar Planes de Igualdad entre hombres y mujeres, instando a estas compañías a seguir impulsando medidas en todas sus áreas de competencia. Así, por ejemplo, en los procesos de selección y promoción, ATUC recomienda incluir en las pruebas de acceso una relativa a la igualdad de género, que en caso de no superarla excluya al candidato a ese puesto.

Asimismo, la patronal considera conveniente que los tribunales examinadores cuenten preferentemente con presencia femenina entre sus miembros, que se garantice el anonimato de las personas candidatas -omitiendo su sexo y evitando el sesgo de género-, y que en las convocatorias para cursos de conductoras y maquinistas se introduzca como criterio de desempate el del sexo menos representado.

Por otra parte, respecto al área formativa, propone impartir cursos de conducción a mujeres desempleadas y bonificar el carnet de Conducir D a las trabajadoras que quieran acceder a ser conductoras o maquinistas.

Según Jesús Herrero, secretario general de ATUC, “ya dijo Albert Einstein que dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, sino que es la única. Y las empresas de transporte público deben darlo para acabar con las intolerantes discriminaciones que por desgracia todavía sufren muchas mujeres en sus puestos de trabajo”.

Por Mayte Rodríguez López