Plan de acción de IRU para hacer frente a la escasez de conductores

En opinión de la IRU el sector debe atraer a mujeres y jóvenes hacia la profesión de conductor profesional, dos grupos que en España conforman la mayor parte de la mano de obra pero que, aun así, tienen una representación muy minoritaria.

“Cambiar la percepción sobre el sector entre estos grupos debe ser una prioridad máxima si queremos invertir la tendencia actual. Pero para lograrlo necesitaremos contar con la participación de todas las partes interesadas vinculadas con esta área industrial, desde gobiernos y autoridades locales a colaboradores sociales, del propio gremio y del área de la educación.», afirma la directora de RR.HH., Esther Visser.

Para abordar este problema en España y en el resto de Europa, IRU ha trabajado en estrecha colaboración con sus miembros con el propósito de crear un plan de acción integrado por medidas a corto, medio y largo plazo.

La organización ya ha dado los primeros recopilando periódicamente datos de empresas para profundizar en el tema y estudiar las tendencias. También ha lanzado una iniciativa conjunta con el Consejo Europeo de Cargadores (ESC, por sus siglas en inglés) para desarrollar principios comunes dirigidos a mejorar el tratamiento de los conductores en los puntos de reparto. Por otra parte, IRU ha creado un grupo expertos para analizar la legislación en torno a la formación de los conductores y su eficacia, cuyas conclusiones y recomendaciones se prevé que salgan a la luz a principios del próximo mes de octubre.

De la mano de un grupo de colaboradores, IRU ha establecido también la red Women in Transport (Mujeres en el transporte) con el objetivo de aumentar el número de mujeres en el sector del transporte y su representación general en todos los niveles de trabajo, además de promover el transporte como un área de trabajo atractiva para las mujeres. Adicionalmente, contribuirá a la generación de incentivos como la creación de premios para mujeres conductoras y para aquellas empresas que demuestren aplicar buenas políticas de selección, inclusión y retención de mujeres.

IRU también ha lanzado un nuevo servicio de certificación para conductores en colaboración y bajo la dirección de ALSA. Esta certificación de evaluación de competencias objetivas, “pretende demostrar la profesionalidad de los conductores, proporcionar información útil y fomentar una cultura de mejora permanente a través de la evaluación continua”, informa en un comunicado.

Mediante la certificación, los nuevos o posibles trabajadores reciben un mensaje positivo, teniendo la confianza de que las empresas que participan en este sistema invierten en el desarrollo de sus conductores y los ayudan a maximizar todo su potencial.

Juan Antonio Esteban, director de RR. HH. de ALSA, afirma que «El sistema de certificación de IRU ayuda a nuestros conductores a crecer y desarrollarse como profesionales dentro de la empresa, algo que no solo les beneficia a ellos, sino a la propia organización y a todo el sector en su conjunto. Los profesionales que acceden al mundo laboral hoy en día esperan lograr progresos en su trabajo, de igual modo que nuestros clientes esperan que los conductores ofrezcan un servicio seguro y de calidad. Consideramos que la certificación de IRU puede ejercer un efecto positivo en ambos sentidos.»

Por Mayte Rodríguez López