El transporte público reclama acelerar la Ley de Cambio Climático y su papel como eje vertebrador de la verdadera movilidad sostenible

La Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos (Atuc Movilidad Sostenible) ha destacado la necesidad de que el próximo gobierno acelere la tramitación de la Ley de Cambio Climático teniendo en cuenta el papel clave del sector al que representa como eje vertebrador de la verdadera movilidad sostenible.

Su presidente, Miguel Ruiz, ha participado en la jornada “Estrategia y clima” dentro de la Conferencia del Clima de la ONU (COP25), que fue inaugurada por el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y en la que también estuvieron presentes, entre otros, el director general de Desarrollo y Estrategia de Renfe, Manel Villalante, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

El presidente de Atuc destacó el papel del transporte público como elemento clave en la movilidad en nuestras ciudades, las cuales deben evolucionar hacia un reparto del espacio público más justo, devolviéndoselo al peatón y a los modos que representan la verdadera movilidad sostenible, con el objetivo de reducir la contaminación atmosférica y el ruido, además de disminuir las congestiones y la accidentalidad viaria.

Atuc recuerda que el tráfico rodado origina casi el 50 % de las emisiones contaminantes en los centros urbanos y, de ellas, más del 90 % corresponden al uso individual de automóviles. Por ello, la asociación considera que el sector debería ser escuchado durante el desarrollo de esta legislación que, indudablemente, tiene que contemplar al transporte público como alternativa al vehículo privado. Especialmente, cuando hablamos de la movilidad urbana y metropolitana. Máxime, atendiendo a las futuras limitaciones de acceso del vehículo privado que necesariamente tendrán que desarrollar y poner en marcha la mayor parte de las ciudades.

Asimismo, la asociación considera que la mera contribución del transporte público a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ya justifica de por sí el desarrollo de uno o varios artículos con medidas y acciones encaminadas a un nuevo modelo de movilidad consensuado entre todas las administraciones competentes en la materia. De hecho, el transporte público puede ayudar a evitar hasta 20 toneladas de CO2 anuales en las ciudades, por ejemplo, al contribuir a reducir el uso individual de automóviles.

La Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos considera que la futura Ley del Cambio Climático también debe instar de forma explícita al desarrollo de una Ley de Financiación del Transporte Público, de la que España carece actualmente siendo una excepción en Europa. Porque contar con una financiación estable y compartida entre las distintas administraciones es fundamental para el sector, más si cabe, considerando la relevancia del cambio que se promueve hacia medios verdaderamente sostenibles de transporte.

En este sentido, Atuc Movilidad Sostenible viene sugiriendo desarrollar un Plan Nacional de Movilidad Urbana que siente las bases de la movilidad sostenible en las ciudades españolas, dejando atrás el localismo con el que exclusivamente se aborda en la actualidad y elevándolo a cuestión de Estado, en aras de que se ofrezca la misma dimensión al problema de la contaminación que a su solución. Una demanda que se reiterará al próximo Ejecutivo.

Según Miguel Ruiz, “no se entendería que la futura ley no reservara un espacio específico para el transporte público, que hoy en día se trata de la solución más efectiva contra los altos niveles de contaminación en las ciudades y contra las congestiones de tráfico que tantos problemas originan. Si no, véanse el impacto en la reducción de las emisiones, su contribución a la reversión del cambio climático y la disminución de la congestión en los núcleos urbanos”.

Por Mayte Rodríguez López