El sector del transporte por carretera se une por una movilidad sostenible

Las organizaciones empresariales de transporte por carretera de personas y mercancías ASTIC, CONFEBUS, FENADISMER, FITRANS y UOTC, firmaron una Declaración conjunta a favor de una movilidad sostenible en la que manifiestan su firme voluntad de cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) inspirados en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y muy especialmente:

· Objetivo 3: Avanzar hacia una transición energética favorable para el medio ambiente, para garantizar una vida saludable y promover el bienestar de la ciudadanía en todas sus edades, reduciendo nuestra huella de carbono y nuestra repercusión sobre el medio ambiente.

· Objetivo 8: Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y un trabajo digno para todos, en aras de cumplir con los compromisos adquiridos a nivel nacional e internacional por nuestro país.

· Objetivo 9: Apoyar el desarrollo de infraestructuras resilientes, la promoción de la industrialización inclusiva y sostenible y el fomento de la innovación, con el objetivo de influir positivamente en los cambios que se sucederán en los próximos an?os en materia de las tecnologías energéticas.

De igual forma, consideran:

· Que la movilidad de personas y mercancías es un derecho que no se debe restringir, sacrificar ni comprometer para no perjudicar la cohesiona territorial y el desarrollo armónico y la prosperidad de las sociedades.

· Que es vital contar con sistemas e infraestructuras de transporte eficaces y eficientes para el crecimiento económico, la creacio?n de empleo y la calidad de vida diaria de la población, incluyendo en ello un tejido empresarial capaz de enfrentar los retos medioambientales, tecnológicos y competitivos en un contexto global.

· Que ninguna iniciativa y medida amparada en la necesaria transición energética se debe utilizar para vulnerar la libre y ordenada competencia y suponer distorsiones no justificadas en el reparto y competencia modal ni en la competitividad de nuestra economía.

· Que la transición hacia un modelo de movilidad sostenible y de bajas emisiones en el transporte debe permitir que los operadores alcancen los objetivos de la forma más eficiente y ordenada posible, con plazos suficientes para adoptar sus decisiones de inversión, y se desarrollen normativas de carácter armonizador que contemplen soluciones homogéneas donde prevalezca el principio de neutralidad tecnológica para la adopción de políticas y medidas destinadas a la movilidad sostenible.

· Que las estrategias en materia de movilidad y otras iniciativas de interés que afecten a la misma deben buscar la unidad de mercado , estar coordinadas a todos los niveles y consensuadas con los agentes sociales, diseñarse con calendarios realistas y asumibles y tras haber realizado previamente estudios de impacto que las avalen, contando siempre con el pertinente estudio coste/beneficio que pueda ser entendido y evaluado por la sociedad en general y por el sector y sus representantes en particular.

· Que el esfuerzo a realizar en la transición energética debe ser compartido por todos los agentes que hacen posible nuestro actual modelo de sociedad sin ningún tipo de discriminación fiscal o regulatoria por razones de conveniencia política o de reparto modal.

· Que se debe rechazar cualquier cálculo incorrecto o interesado de “costes no internalizados” cuya finalidad sea conseguir incrementos recaudatorios o distorsionar la competencia modal favoreciendo a unos modos con respecto a otros.

Por todo ello, han solicitado a las Administraciones Públicas medidas positivas de toda índole que persigan de una forma razonable y sostenible, social y económicamente, el cumplimiento de los objetivos medioambientales marcados en los acuerdos internacionales suscrito por el Gobierno de España y muy especialmente:

· El mantenimiento de una política de actuación no discriminatoria que, sobre la base de las mejores tecnologías disponibles y existentes en el mercado, permita avanzar en el logro de los objetivos marcados, sin menoscabo de modelos y técnicas de suministro de medios y energías actualmente en funcionamiento y que ayudan a cumplir dichos objetivos.

· La potenciación y promoción del uso del transporte público de personas y mercancías por carretera y de la intermodalidad como alternativa real a la hora de abordar los retos medioambientales a través de medidas y acciones que incentiven un transporte eficiente y sostenible.

· Respaldar una correcta gestión de la fiscalidad para afianzar la cohesión social y territorial, así? como el desarrollo de la industria, el turismo y el comercio doméstico e internacional.

· Dedicar la totalidad de los recursos que las Administraciones puedan generar, justificándolos precisamente en la necesidad de reducir la huella de carbono, a la mejora del medioambiente a través de inversiones en el diseño y ejecución de las infraestructuras que mejoren la calidad y densidad de la red viaria, así? como al uso de energías más limpias y a la concienciación de la Sociedad.

· Impulsar las ayudas públicas o privadas destinadas a la renovación de flotas industriales y elementos que contribuyan a mejorar el medio ambiente, a través de la reducción de sus emisiones, sin discriminación por tipo de propulsión, siempre y cuando cumplan las normativas en vigor en cada momento y muy especialmente la normativa EURO.

Finalmente, ofrecen a las Administraciones Públicas su leal cooperación y firme compromiso con cuantas iniciativas sean necesarias para garantizar un crecimiento económico sostenible, empleo de calidad, la transformación del modelo energético y tecnológico, la mejora del medioambiente y el cumplimiento de los acuerdos internacionales suscritos por el Gobierno de España.

Por Mayte Rodríguez López