El proyecto del Ayuntamiento de Barcelona y la DGT Autonomous Ready Spain predice el 80% de los posibles errores del conductor

A partir del proyecto Autonomous Ready Spain, cada día, cerca de 300 vehículos de reparto y transportes equipados con las tecnologías de asistencia a la conducción y recolección de datos recorren unos 45.000 km por las calles de Barcelona, contribuyendo a incrementar la seguridad vial a partir de la detección de la presencia de los usuarios más vulnerables de la pirámide de la movilidad (peatones, ciclistas y motoristas).

El objetivo es reducir la accidentalidad y desarrollar un mapa detallado de zonas sensibles de la movilidad en la ciudad. El estudio de estos puntos de riesgo, en base a los datos recabados por el sistema, permitirá realizar acciones para mejorar la seguridad vial y a la vez, también supone una oportunidad para optimizar los desplazamientos de las empresas participantes dentro de la capital catalana, así como racionalizar la utilización del espacio público. Se estima que el 90% de los accidentes de tráfico son debidos a errores humanos. El proyecto Autonomous Ready Spain predice el 80% de los posibles errores del conductor.

En los dos últimos meses de andadura del proyecto los dispositivos embarcados en los distintos vehículos de flotas y transportes han detectado y geoposicionado la presencia de 37.000 ciclistas y 240.000 peatones en distintas calles de Barcelona, lo que significa que estos usuarios vulnerables han entrado en el campo de visión de alguno de los sensores instalados en los vehículos. En los casos de más riesgo, gracias a la inteligencia artificial de la tecnología aportada, los dispositivos han emitido una alerta de accidente advirtiendo al conductor. Esta alerta ha ayudado a evitar la colisión de los vehículos con un total de 668 usuarios vulnerables.

El proyecto Autonomous Ready Spain es pionero en el mundo y está destinado a reducir la siniestralidad y los accidentes en el entorno urbano mediante la utilización de tecnologías de asistencia a la conducción (ADAS), adelantándose a la entrada en vigor del Reglamento (UE) 2019/543 de la Comisión, de 3 de abril de 2019, que prevé en 2022 la obligatoriedad de que los vehículos europeos estén equipados con nuevas tecnologías de seguridad para proteger a pasajeros, peatones y ciclistas.

Estos sistemas consisten en instalar en los vehículos cámaras inteligentes que, conectados a una herramienta de reconocimiento y procesado de datos, interpretan el entorno en tiempo real para ayudar a los conductores a prevenir posibles colisiones al tiempo que ofrecen información sobre puntos de riesgo en la infraestructura viaria de la ciudad.

El proyecto está liderado conjuntamente por la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con el proveedor de tecnología Mobileye, una compañía de Intel, con la finalidad de preparar la ciudad para la circulación y certificación del vehículo autónomo, consolidando a España dentro de la Unión Europea como país líder en automoción y nuevas tecnologías. Autonomous Ready Spain se hace a partir de la colaboración público-privada y cuenta con empresas y entidades comprometidas con la pacificación de la ciudad, la seguridad de sus conductores y la protección indirecta de los usuarios más vulnerables. Entre ellas se encuentran: Alphabet, Aquaservice, Calidad Pascual, Correos, Endesa, Gestores 1880 SAU (GESCO), Ferrovial, Obremo, Fraikin, Logista (Nacex Integra2), Carfax, Línea Directa y Seur, entre otras. También llevan esta tecnología incorporada 85 autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Hoy se firma el convenio a partir del cual se

Por Mayte Rodríguez López