TRAM y Moventia renuevan el acuerdo con Sant Joan de Déu para garantizar la movilidad a personas sin hogar

TRAM y Moventia han renovado su apoyo al proyecto de acceso a la movilidad para personas sin hogar atendidas por Sant Joan de Déu Serveis Socials- Barcelona. Esta colaboración, que se enmarca en las actuaciones que ambas compañías realizan como empresas socialmente responsables, supone la aportación de 60.000 euros para facilitar el transporte público de las personas atendidas desde diferentes programas sociales.

En concreto, la ayuda incide directamente en las más de 500 personas, hombres y mujeres entre 18 y 65 años, atendidas anualmente por Sant Joan de Déu Serveis Socials - Barcelona en sus programas. La renovación de la colaboración se ha realizado en la Asociación Cultural Casa Orlandai, en un acto en el cual han participado la vicepresidenta Corporativa, Comunicación Interna e Institucional de Moventia, Silvia Martí; el presidente de TRAM, Felip Puig; el director general de TRAM, Humberto López Vilalta; el director de Sant Joan de Déu Serveis Socials - Barcelona, Salvador Maneu; y el director de la Obra Social Sant Joan de Déu, Oriol Bota.

Durante el encuentro, los representantes de las dos empresas han podido intercambiar impresiones con una persona que había sido atendida en el centro residencial de inclusión Hort de la Vila, y que había sido beneficiaria del proyecto, que actualmente vive de manera independiente, así como con una educadora social del centro, que han permitido profundizar sobre la importancia que tiene para las personas en situación de sin hogar poder acceder al transporte público en su día a día.

La conversación ha puesto de manifiesto que el transporte público es una herramienta esencial para que los ciudadanos puedan desarrollar las actividades de la vida cotidiana como estudiar, trabajar o mantener la red social, y especialmente para las personas en situación de sin hogar que han de acceder a diversos recursos públicos distribuidos por toda la ciudad de Barcelona y su área metropolitana. Además, el acceso al transporte permite disfrutar de actividades complementarias que inciden directamente en su recuperación, ya que fortalecen los lazos sociales y con la comunidad.

En la reunión también se ha comentado el positivo impacto del proyecto sobre la empleabilidad: en 10 meses (de enero a octubre de 2019) el aumento de la tasa de ocupación ha sido del 12%, consiguiendo que el 42% de las personas atendidas al terminar su proceso a los programas tengan trabajo. Durante este período también ha habido un incremento en la evolución de personas con ingresos económicos del 15% (cabe mencionar que este año se ha producido un incremento de personas que acceden a los centros con ingresos económicos, por un incremento de prestaciones). En total salen con recursos económicos 76% de las personas atendidas.

Por Mayte Rodríguez López