ATUC presentará en breve su propuesta de una ley de financiación del transporte urbano a los partidos políticos

El presidente de ATUC, Miguel Ruiz, anunciaba este jueves a la prensa especializada, que en breve enviarán su propuesta de ley de financiación a los partidos políticos. Se trata del mayor logro de la asociación hasta la fecha y también la reivindicación en la que más recursos económicos ha empleado.

De hecho, anunciaba Miguel Ruiz, que la próxima semana se presentará la propuesta de ley al consejo ejecutivo de ATUC y tras su aprobación se enviará a los partidos políticos, que por otro lado, son los más interesados en tenerla, ya que el Congreso de los Diputados, había dado un plazo de seis meses al gobierno para definir dicha ley, todo ello, gracias a la presión ejercida por la asociación.

“Situar la Ley de Financiación del Transporte Público en la agenda política es uno de los principales logros alcanzados por la asociación de transporte público Atuc, quien ha movilizado a las distintas fuerzas políticas para que insten al Ministerio de Fomento a elaborar esta norma en el plazo de seis meses”, afirman desde ATUC.

Este paso acerca al sector a conseguir el marco legal necesario para sentar las bases de un sistema eficiente, que cuesta alrededor de 5.000 millones de euros anuales y que se financia aproximadamente en un 50% con recursos públicos que hay que ordenar. Además, en estos momentos, nos encontramos con un modelo decimonónico y muy injusto, que genera diferencias muy importantes en las calidades y condiciones del transporte urbano de los españoles. Un total de 50 millones de euros procedentes del Estado se reparten entre 97 poblaciones, para muchas esa aportación no llega ni al 10% del coste que deben asumir, quedando el otro 90% para los ayuntamientos, ya que son muy pocas las comunidades que cofinancian el transporte urbano. Además, el modelo de financiación podría resultar absurdo, ya que contempla que un 85% de lo que reciba la empresa operadora se otorga en función de su déficit, a mayor déficit, mayor financiación pública.

La labor de ATUC se ha centrado también en incluir en la Ley del Cambio Climático, actualmente en fase de tramitación parlamentaria, un apartado dedicado íntegramente al transporte público, a su desarrollo y a la financiación que lo sostendrá.

También hablaba Miguel Ruiz del problema que tienen las empresas de transporte urbano en cuanto al desconocimiento de los presupuestos hasta pocos meses antes del ejercicio, con lo que están muy limitados para hacer planes a medio o largo plazo, previsiones de compras, etc. Una ley que garantizase un presupuesto equilibrado permitiría trabajar a varios años vista y posibilitaría a ayuntamientos y operadores conocer con qué fondos contarán y qué capacidad de maniobra tendrán para inversiones y gasto.

De hecho, Atuc respalda la posición de destinar parte de lo que se recaude al equiparar la fiscalidad del diésel y la gasolina al sistema de transporte público, tanto para su financiación como para inversiones. En concreto, la entidad reclama que al menos 500 millones de euros se inviertan en el sistema de transporte público. De esta manera, se contribuiría a que cada vez más usuarios opten por la movilidad sostenible para sus desplazamientos diarios y, por ende, a reducir el número de coches en circulación, lo que serviría para disminuir los niveles de contaminación y luchar contra el cambio climático.

Según el secretario general de Atuc, Jesús Herrero, “si bien los distintos partidos políticos manifestaron tiempo atrás voluntad para desarrollar un marco legal con el que financiar el sistema de transporte público, es ahora cuando las reuniones que hemos mantenido con las fuerzas del arco parlamentario empiezan a perfilar un proceso que debe culminar en el corto plazo, si no hay vaivenes políticos, con la aprobación de una Ley de Financiación del Transporte Público que ponga orden en la asignación de recursos”.

Por Mayte Rodríguez López