El CMTC considera la Ordenanza de Movilidad Sostenible de Madrid como “una ilusión insostenible”

El Comité Madrileño de Transporte por Carretera (CMTC), en cuyo seno se encuentran representados todos los modos de transporte de viajeros y de mercancías, pone de manifiesto a la opinión pública la preocupación que late en su seno tras quedar redactado el texto final, en fase de aprobación, del proyecto de Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, que considera “una ilusión insostenible”, según indica en un comunicado.

“El Ayuntamiento de Madrid, por medio de la Ordenanza de Movilidad en ciernes, como si se tratara de concebir y planificar una ciudad ideal del futuro, llena de espacios verdes, idílica para el peatón, sin contaminación, sin vehículos, etc., termina chocando en su proyecto con la cruda realidad: la ciudad ya está construida, tiene sus calles, los espacios son los que tiene, la movilidad de las personas por medio de taxi, vtc y vehículos con o sin conductor, el transporte colectivo por medio de autobuses y autocares, incluidos los turísticos, y los servicios de transporte de mercancías para abastecer los comercios ubicados en su interior y las mudanzas tienen una regulación propia que cumplen; no circulan por la ciudad para contaminar, estorbar, u ocupar espacios de paradas o aparcamientos, y lo más importante: son actividades, todas, que tienen naturaleza de “servicio público”, por lo que, necesariamente, cualquier nueva regulación de movilidad, o planificación de acceso a zonas regula

Según informa, “el CMTC, vaya por delante, ha sido oído, pero no escuchado. Y punto”. Y es precisamente por esto, porque quiere trasmitir su preocupación “por el oscuro panorama que la ordenanza contiene ante las dificultades que se imponen para poder cumplir las demandas de servicios de transporte de personas, de distribución y abastecimiento”.

Y añaden, “la Ordenanza de Movilidad Sostenible no debe dificultar la actividad del transporte de personas ni de mercancías, y ha de ser compatible con el desarrollo económico y del empleo. Establecer medidas restrictivas del tráfico no surte efecto si a la vez no se impulsa una mejora de las infraestructuras de transporte y se potencia un transporte público respetuoso con el medio ambiente”. Para el CMTC está claro que se necesitan objetivos realistas y asumibles.

Según indica el CMTC, Madrid es la séptima ciudad del mundo que más congresos acoge y es la primera ciudad del país en número de visitas de turistas nacionales y extranjeros. El distrito central de Madrid concentra la mayor oferta de atracciones turísticas y de alojamientos de la ciudad con 18.500 habitaciones de hotel (un tercio de las más de 54.000 que hay en toda la ciudad). El 45,7% de las personas que a diario se encuentran en el distrito central son turistas y la Ordenanza impacta negativamente en la actividad del transporte en grupo de este colectivo de personas con la consiguiente repercusión en la imagen de la ciudad.

A diario entran en Madrid más de un millón de vehículos. “La Ordenanza debe servir para contribuir a mejorar el acceso a la ciudad y fomentar un cambio modal sostenible del vehículo privado hacia el transporte público de viajeros por carretera”, afirman.

El Ayuntamiento de Madrid elabora un Proyecto de Ordenanza de Movilidad en el que no tiene en cuenta la opinión del sector pese a que el CMTC envió un documento en el que se plasmaron 93 puntos que recogían las alegaciones formuladas al texto no consensuado. Solo se han admitido un diez por ciento de nuestras propuestas. “En ningún momento se ha apreciado voluntad negociadora por parte de los representantes del consistorio municipal, como finalmente se ha demostrado, optando por la vía de la imposición. Ante esta situación el CMTC en los próximos días mantendrá carácter urgente con los representantes de los diferentes grupos políticos del Ayuntamiento a fin de que las propuestas del sector puedan incluirse como enmiendas al proyecto normativo de movilidad, ya que se genera un grave perjuicio a las empresas del sector del transporte”, afirman.

Por Mayte Rodríguez López