DBUS renovará 110 marquesinas de la ciudad

En los próximos meses Dbus va a licitar la renovación de 110 marquesinas de la ciudad, que estarán adaptadas a la Ley de Accesibilidad. Se trata de la mayor renovación de marquesinas hasta la actualidad, que desde 2013 son gestionadas por Dbus. En estos momentos San Sebastián cuenta con 563 paradas, de las que 309 son de tipo marquesina y 254 son de tipo poste. Dentro del plan de renovación sólo se incluyen las marquesinas, ya que los postes se encuentran en mejor estado.

Para determinar qué marquesinas son de renovación prioritaria, Dbus ha realizado un análisis de su estado en colaboración con el Departamento de Movilidad del Ayuntamiento de San Sebastián, concluyendo que deben ser actualizadas aquellas que se encuentran más deterioradas. La licitación incluirá, además de la instalación, reubicación, y el mantenimiento de las paradas de la red de transporte de la ciudad, la explotación de la publicidad. El contrato tendrá una duración de 15 años, aunque se prevé que la instalación de las 110 marquesinas se inicie en el primer año y finalice no más allá de los primeros siete años de contrato.

Del total de paradas con marquesina, 40 son del modelo Grimshaw, el último modelo incorporado, y 269 son del modelo 2003. En concreto, las 110 marquesinas que se van a renovar son del modelo 2003, con una actualización aproximada de 16 marquesinas por año.

Con el objetivo de unificar y homogeneizar el mobiliario urbano de la ciudad, para la renovación de las marquesinas se optará por un único y nuevo modelo de marquesina, más funcional.

El pliego de licitación contemplará criterios de calidad, accesibilidad y diseño. Uno de los principales requisitos será que las marquesinas estén fabricadas con materiales de calidad que resistan las condiciones atmosféricas propias de la ciudad, además de disponer de un diseño vanguardista, acorde con el conjunto del mobiliario urbano de la ciudad y cumplir con la normativa recogida en la Ley de Accesibilidad. Para garantizar una estética homogénea, se pretende que la nueva marquesina tenga un diseño similar al último modelo implantado en la ciudad, el modelo Grimshaw.

Las nuevas marquesinas serán más accesibles. Como criterio general, siempre que la parada lo permita, el acceso será tanto lateralmente, como por la parte central, con un ancho libre mínimo de paso de 90 centímetros. Asimismo, todas las mamparas serán traslúcidas y llevarán dos bandas señalizadoras de colores vivos para indicar la presencia del cristal. También incluirán información sobre el número y destino de la línea en braille y tendrán un banco con apoyo isquiático.

Por Mayte Rodríguez López